miércoles, 25 de marzo de 2009

un dia normal

“Mi sonrisa es mi escudo, y mi coraza el buen humor "

CLAUDIA VARGAS

LIMA

-ABRE LOS OJOS, ABRE LOS OJOS- TE DIJO LA VOZ
de tu inconciente para despertarte. El techo de tu cuarto aun luce oscuro. Son las 05.03am. Repetiste la rutina de todos los días, estirar el cuerpo en la alfombra -intentando emular aquella practica de pilates que tan amorosamente te enseño tu novia argentina- escuchando el disco de theblackeyedpeas que tan encaprichadamente compraste “según tú” para tu hijo. Dejas timbrando en el móvil una llamada y sales presuroso a la playa con apenas un short, un polo, tu IPOD y la llave en las manos a correr, antes de que caigan las primeas rayos del sol. Encuentras claro, en el camino, al “terror de las mujeres” qué, a sus 74 años, trabaja todos los días limpiando las calles desde las 05am y es, aunque lo niegues, todo un ejemplo para los viejos chicos de tu edad.

Persigues sin darte cuenta en las orillas de elsilencio a una linda chica -que corre a un ritmo muy profesional- seguro con alguna malsana intención. Esta vez tu ego, se llevara una mala pasada, pues ella, ni te pela, ni sabe que corres a su lado, ni siquiera que existes, pero a ti… a ti te va el sado, y la sigues hasta señoritas, la que hoy has convertido en la playa de tus amores, porque tienes en mente vivir allí, y abandonas tus fantasías con ella, cuando ves que estas lejos, muy lejos de casa.

-Llegare tarde al trabajo- piensas, y enrumbas tu camino en busca de tus pasos perdidos. Ya en casa, una ducha de agua fría te la sacara de la mente -aunque no quieras- y limpiándote los dientes caes en que, antes de irte tendrás que regar el gras, como cada 2 días. Calientas agua, te preparas un café y recalientas los panes (con mantequilla y jamón) de ayer por qué siempre compras panes de + en la noche, para evitarte volver caminando 5 cuadras hasta la panadería en la mañana.

-Me puedes llamar porfis- dice el mensaje en el móvil de tu x-cuñada, a quien alguna vez y al calor de una buena charla quisiste convertir en algo + que tu cuñada, lastima que estaba comprometida entonces con un tío apodado elsoda, que se la pasaba coronando su frente la ante tu cómplice y discreto silencio. Prendes un fallo, y mientras tomas el desayuno vas regando el gras de dentro y fuera de casa, saludas a los pocos vecinos que salen temprano a trabajar, que son pocos, porqué todos trabajan en casa; la INTERNET les ha ahorrado el compromiso de ir a lima. Limpias tus platos, tu taza y te vistes maldiciendo porque tienes que usar pantalones en todo el día.

-Hace tanto calor que deberían multar a la gente que sale vestida- te dices.

Ya en la oficina y después de saludar al vigilante de paso, diriges tus pasos de frente al mural, donde esta el cuadro de comisiones del día, buscas tu nombre en él, y lo encuentras. En los próximos 3 días tienes que hacer un reportaje sobre los pantanos de villa, un lugar al que te has escapado algunas veces (antes) y no exactamente para confundirte con la fauna y flora de ese terreno, bajas la mirada hacia la ultima línea y encuentras el nombre de tu grafico léase… a tu fotógrafo: José, un tipo bajo medianamente gordo, que se esta quedando calvo y que siempre, siempre esta hablando de su flaca, de lo mal o bien que la pasa con ella, y de lo que tendrías que vivir, o te pierdes, de tener a una chica a tu lado, una que digamos… viva en este maldito país, en esta maldita ciudad, en este maldito lugar.

Sentado en el ordenador de la sala de redacción, aprovechas el tiempo para prenderte del Messenger por algunos minutos y releer una y otra vez el blog “caleta” que tienes en complicidad con missv. Ves que te observa el editor desde su oficina, no dice nada, pero según puedes adivinar, esta por mandarte a la mierda, al verte aun sentado sin el menor animo de hacer tu trabajo. Tu compañera de labores se levanta de la silla, pasea su inmenso culo frente a todos, se dirige a la oficina de director y le entrega ya sus primeros reportes o avances de lo que seguro será, el reportaje de la semana, lo sabes, porque su minifalda, un buen maquillaje, una picara sonrisa y todo lo demás, le da prioridad sobre algunos temas de interés que deberían tocar todos, pero que su astucia logra quitárselos de las manos. Maldición.

Ya en la calle, con el viático en las manos, decides realizar junto a tu grafico tus labores matutinas y enrumban a chorrillos, a los benditos pantanos, entrevistaras al alcalde, unos cuantos lugareños y alguna que otra cosa que se te ocurra en el camino. Algunas fotos de rigor darán muestras de ello –dice tu grafico- mientras deciden, antes de terminar el día, hacer a un lado sus funciones, y salir cada uno por su cuenta. Total, este bendito reporte no será impreso hasta dentro de una semana, y quien sabe también si será este el elegido, pues no siempre se dignan a imprimir tus reportajes en esta revista.

Tu grafico va a su casa, y tú… a dar unas vueltas por el TOTTUS de sanisidro. Total, siempre tienes algo pendiente en lima. Te abres paso entre todas esas señoras -acompañadas de sus hijos, sus esposos o sus amigas- que van comprando pañales, champúes y embutidos, y la voz de macygray -interpretando el segundo tema de su primer disco onhowlifeis- por los altoparlantes, es interrumpida por una menos melódica qué, indica que la oferta de hoy -resumida en cosas que no le interesan a nadie- esta abierta todo el día. Y de pronto, todo lo que viniste a buscar se ofrece ante tus ojos.

Tus sentidos, que están a un paso de abandonarte abatidos de ver tanta mierda comprando mierda, son atrapados y atraídos rápidamente por una delgada chica de 25, envuelta deliciosamente en un traje de un material que parece látex, haciéndole publicidad a un jabón. Puedes darte cuenta cómo todo sucede velozmente a tu alrededor, mientras ella pausadamente se mueve, menea la cabeza de un lado a otro entreabriendo sus labios; su cabello, que baila sobre sus hombros, te deja ver el color canela de su piel; y tú, que ahora te sientes arrinconado a las paredes de un estante -parado frente a ella-, solo te remites a decir: ¡hola!

-¡Roy!, ¿como estas?- dice ella, manteniendo la cabeza + que erguida, quizás en señal de supremacía, acerca una de sus manos a tu rostro, y juega con tus lentes de treintañero miope. Definitivamente no sabe el perturbado mundo y el desenfreno que se esconden detrás de esos cristales.

-Espérame una media hora que ya salgo- dice, paseando uno de sus dedos traviesamente entre la parte inferior tu cuello y tu barbilla, cuando son casi las 04pm. Y tú, que ahora estas dispuesto a todo, la dejas a un lado, y la esperas en el comedor de sagafallabella acompañado de algunas raras versiones de modjo que suenan en tu IPOD, tu agenda de snoppy, unos cigarrillos -que no te dejan prender- en la mano y un café expresso.

-Han pasado casi 2 años desde la ultima vez que te vi, y siempre te encuentro en el chat- comenta ella, que te ha invitado desde hace algún tiempo atrás a visitarla, haciéndote saber que sale a las 4pm; mientras tú, evocas en tu mente la vez que la viste ebria en tus brazos a la salida del barqueirolo, cruzaba los brazos por tus cuello, y pegaba sus pechos a los tuyos, ofreciéndote el calor de su cuerpo, en una fría noche de invierno en lima. Asombrosamente no accediste a sus peticiones porque, por ese entonces tu ego se jactaba solo de saber que esa linda limeña quería algo contigo. Imbecil.

Caminaron unas cuadras y percibiste casi de inmediato qué, aunque ella tenia muchas ganas de verte ya no era la misma, hablaron del amor y otros demonios y por supuesto de HEADMUSIC, aquella tienda de música que instalaste en jesusmaria cuando decidiste quedarte en esta proterva ciudad, y la que los unió alguna vez, y de pronto, sin pensarlo 2 veces, detuvo sus pasos cerca de una esquina, levanto una de sus manos como tratando de captar la atención de un bus y dijo:

-yo estuve loquita, loquita por ti sabes, pero tú nunca me hacías caso- encierra sus dedos en su mano y con el dedo índice señalándote una y otra vez, continúa:

-eras un chico muy, muy malo- pone un pie en las escaleras de un maldito microbús y prosigue mientras el carro va acelerando el paso:

-búscame otro día, si- dibujando un beso volado entre sus labios: MUA.

Tenía razón, yo fui cruel, desalmado y todo eso alguna vez -piensas- pero eso ya paso, no puedes vivir pensando en que soy el mismo -dijiste para tus adentros- quizás entendías que ella, lejos de ti (desde el autobús), por algún efecto de telepatía, te escuchaba, diste media vuelta y continuaste reflexionando en el tema, como si ella aun estuviera caminando contigo, comenzaste a hablar en voz alta ante la mirada atónita de los tipos que salían ya del trabajo vestidos de traje, corbata, una buena compañía y pensaste:

-Ya que estoy en lima, me voy al cine- pero abortaste la misión al llegar al cineplanet y observar la gran cola espectadores, todos con pareja ó acompañados de alguien con quien charlar. Tú, por supuesto… solo.

Debería comprarme un auto ya, -piensas- y salir volando a donde quiera. Ya es hora de dejar de pagarle a los demás para que te dejen en tal o cual lugar. Ya no te sientes cómodo saliendo con alguien a quien debes gorrearle el carro o hacerla tu acompañante en los taxis. Ya es hora de ahorrar lo poco de lo que te deja tus labores y comprarte algo que te sirva para transportarte como todos tus amigos. Ya es hora.

-Visitaré entonces a mi familia- dices, y dejas que el bus te acerque un poco a salamanca. Tu padre, sentado en el living revisando una película de cowboys, va limpiando una a una las desmanteladas partes de su arma S&W; y tu vieja, echada en la cama poniéndose al día con una novela mexicana que seguro ya ha visto 10 veces antes, pero de la que se empecina en decir “jamás ha sabido de ella”, te abraza a su grandes senos y dice: … ya cenaste hijito.

Sentado en el comedor, con una taza de café en las manos, y unas tostadas servidas en un pequeño plato, revisas las alertas de tu móvil, las que no piensas responder, porque el test que hiciste para saber cual era el color de tu aura en el facebook te ha dejado mal toda la mañana, en pocas palabras te dice: que tu aura es plateada, que eres un idealista, que debes pisar tierra y dejar de soñar en imposibles, en resumen las mismas cosas que escuchas de los demas. Has realizado la prueba otra vez y los resultados son casi los mismos. Hoy, es uno de esos días de mierda, en que todo te baja, y sueles mandar al carajo quizás a quien no se lo merece.

El problema, si es que puedes llamarlo así, no es tu confesa superficialidad, ni el vació que cargas en la piel, ni tu enferma fijación en las chicas delgadas, ni siquiera son las mujeres. Sinceramente, has llegado a establecer que no puedes entablar una relación formal con una chica de + de 30 porque, tienen tanta mierda en la cabeza que parece, muchas de ellas tener la constante de pensar que… “todos son el mismo hombre”. Tu por el contrario, estas seguro que ninguna mujer es igual a otra. Son mejor las chicas de 20s, que no se hacen pelotas en esto, y digamos, les gusta pasárselas bien, sin mayores complicaciones.

-Ya demasiado tengo con mis demonios para tener que aguantar los de las demás-piensas, paseas la taza por tus narices, recreando una vez + el delicioso olor del café pasado que tomabas con tus abuelos en el cuzco, cierras los ojos y escuchas eso de:

-Nunca dejaras de ser el hijito de papa y mama- que dijo algunas vez una de las chicas que te dejo colgado en el teléfono, cuando apenas entrabas a la universidad y ponías 1,000 pretextos para dejarla de ver.

-Vete a la mierda, fuckyou- que dijo una grupie chilena en newyork, mientras la veías alejarse de ti en el tren, sin imaginar siquiera que la dejarías de ver para siempre. De vez en cuando sientes que debes regresar porque la extrañas.

-Yo quiero estar contigo, pero parece que no me escuchas nunca- te dijo la + chic de tus chicas, cuando escuchaban a doloresdelirio en el desaparecido hardrockcafe de lima, y tu no eras + que un emulo de un patético gigoló.

-What you said? me estas diciendo que no vas a volver- dijo la americana que te devolvió el alma, cuando tu eras no + que pedazos de ti, regados lejos de lima. Maravillosa forma de decirle gracias a alguien que amas.

-No, no estas entendiendo. Yo te quiero, por eso hago esto, porque se que tú… tú no me quieres- dijo entre sollozos hace mucho tiempo atrás, una que re-encontraste algunos días antes en el hi5, y que hasta ahora no responde tu pedido de agregarla a tu red de amigos.

-Nunca, nunca vas a encontrar a la chica de tus sueños, y te vas arrepentir de haberme tratado así- dijo una, a la que confesaste “sin ningún escrúpulo” no querer, porque no era tan delgada como a ti te gustan las mujeres.

-Vos me conoces boludito. Te quiero, y vos sabes que no creo en las relaciones a distancia- dijo missv tu ultima chica, en los pasillos del aeropuerto, en espera del vuelo que la arrancaría de ti hasta nuevo aviso. Aun estas contando los meses que faltan para verla. Lo sé.

Subes las escaleras de tu x-cuarto, revisas y recoges en tu bolso algunos de los discos que te acompañaran esta semana, terminas un café pasado que tan amablemente te ha servido el capitántrueno, y cuando vas a dejar la taza en el lavadero ves a tu padre sentado en comedor, apilándote todos los platos sucios.

-Bien limpios hijo, no vas a dejar que tu mama lave. Después, rompes filas- dice palmoteándote la espalda.



Te despides de ellos, después de terminar tus labores a las que estarás esclavizado a hacer cada vez que los visitas, y acomodas tu cuerpo junto a alguna regordeta señora que amolda su enorme figura a tu costado. Acomodas los auriculares a los oídos para escaparte de este mundo, y dejar de escuchar también esos horribles coros de ojala que te mueras, una canción que se repite simultáneamente en todos los carros que te llevan al sur. Buscas en la pantalla de tu IPOD a stereophonics (uno de los tantos discos que has comprado lejos de lima) y presionas play en uno de los temas que has dejado de escuchar hace un tiempo atrás, pero que un link en el e-mail de una vieja amiga, te ha devuelto al tema, haciéndote saber (ella), que quizás el video es una forma de decirte… ese eres tú. Y mueves la cabeza pausadamente escuchando I wanna breeze and an open mind I wanna swim in the ocean Wanna take my time for me All me So maybe tomorrow I'll find my way home So maybe tomorrow I'll find my way home, mientras el bus sigue el rumbo de todos los días

Ya en casa, el ordenador te dice que tienes unos cuantos e-mails por leer: 6 de labandaloca para un apoteósico nuevo encuentro, 2 comentarios de algunos amigos para el blog; y el último, es de tú sobrino desde barcelona que te manda sus escritos para corregirlos y criticarlos. El chico escribe bien, pero le falta un empujón que lo ayude a salir de closet, y abrirse su propio blog.

-Yo seria el primero de sus seguidores- Piensas.

Prendes un cigarrillo y terminas de regar la parte del gras que quedo pendiente en la mañana. Ha hecho mucho calor en lima, por eso no te gusta ir a allá, paseas desnudo por los jardines de casa, hasta que te animas a meterme a la piscina, quedarte allí muchos + que unos minutos hasta las 10pm qué, te prendes de algún DVD, que si no resulta interesante o medianamente atractivo terminaras por abandonarlo a la mitad de la película.
Apagas la tele, recoges la revista MENSHEALTH -que le robaste a tu viejo- de la mesa, intentas leerlo pero el sueño te gana… ya será hasta mañana.

IMÁGENES PAGANAS: algunos otros personajes. Con ustedes labandaloca de la facultad de periodismo. Ha pasado ya no sé cuanto tiempo de este encuentro, pero bueno, de derecha a izquierda son: el chato juancarlos siempre acertado en sus comentarios, su mujer katty que ahora espera un bb… felicidades, el incomprensible y escurridizo carlosalberto, este man…sito escribidor, mario el advenedizo, charito mi indiscutible manager, cexar el siempre dispuesto a todo, y mi “chica ideal” leyla acompañada de su x-novio, de quien ingratamente mi mente no recuerda el nombre… para variar.

Siempre hay un pretexto para encontrarnos y de seguro siempre lo habrá, especialmente con charo y mario, con quienes las vividas aventuras de cine, popcorn, starbuckscoffe, vinos, discotecas, pools, restaurants y demás han sido +que suficientes para afianzar nuestra hermandad.
Señoras y señores: petergabriel en lima. La locura se desato en las cabezas de unos 10,000 treintañeros que jamás en su vida, imaginaron siquiera, ver a este monstruo musical en esta ciudad, ni en sus mejores alucinadas de cuando las “flores raras” eran el pan de cada día. Gracias dios. Ahora solo falta BOWIE.
ARTE, RETOQUE & DESENFOQUE: BABU

miércoles, 18 de marzo de 2009

tu sonrisa inolvidable

“La música es sinónimo de libertad, de tocar lo que quieras y como quieras, siempre que sea bueno y tenga pasión, que la música sea el alimento del amor”.

KURT D. COBAIN

NEW YORK

BAJA EL VOLUMEN DEL MP3 QUE LANZA POR LOS
parlantes las últimas melodías de freelove el séptimo tema del álbum que se reproduce en mis oídos. Arranca de mi cabeza esa ridícula gorra azul -con el logo NY- que compro esta mañana para mi, la coloca coquetamente en su cabeza (que evidentemente la luce mejor que yo) mientras sigue caminando y se pregunta seguro-para sus adentros-¿porque mi mente se empecina en recrear una y otra vez la noche de ayer escuchando este disco? Me mira directo a los ojos, dejándome ver el azul de sus pupilas, dibuja en su rostro una sonrisa inolvidable que me hace perder el sentido del tiempo y dice entre risitas:

¿What’s going on with you? ¿Que pasa contigo?

Apenas unas horas atrás habíamos dejado juntos el madisonsquaregarden y me había visto caer en la locura de gritar junto a depechemode todos los temas que presentaron en la gira que los trajo de vuelta a mi vida: excitertour. Ella, mydearanna, había dejado de lado unos boletos -comprados con 3 meses de anticipación- para ver una atractiva obra en broadway, y me había seguido los pasos para escuchar a estos músicos, en la que quizás seria mi única oportunidad de verlos en vivo -con 2 tickets que me cayeron del cielo- y se mantuvo casi 3 horas impávida observándome comprar en las cercanías del local, y dentro del concierto t-shirts, posters y una infinidad de merchandise, como si me hubiese re-encarnado en el chico de 15 años que empezaba a escucharlos y que nunca imagino verlos en vivo.

Dejo de caminar por unos instantes mientras yo seguía adelante, pero mis manos que iban tomadas de las suyas, se concentraron en ella -dejando de escuchar sus pasos sobre el césped- gire la cabeza hacia atrás y la vi musitando palabras que sólo logre descifrar cuando deje de prestarle atención a la música del reproductor. Señalaba con sus manos un espacio en el greatlawn (esa pradera -situada en corazón del centralpark- que es visitado por miles de turistas para pasar el tiempo libre) y dijo: hereweare. Aquí es.

Corrió por unos segundos hasta el lugar señalado por sus dedos y la observe desde mi sitio contenta perderse entre aquella multitud, hacer su típico baile americano de victoria: menear la cintura y ondular sus brazos simulando mover una enorme cuchara. Me abrí paso entre algunos personajes que descansaban en el gras y deje que ella se convierta en la mejor de las anfitrionas. Que me haga feliz.

Había descansado (ella) apenas 4 horas terminado el recital, y yo, ni un minuto -después del mismo- tratando eternizar aquellas horas vividas, cuándo, y sin el menor de los permisos se levanta de la cama semi-desnuda, llevándose consigo su divino aroma, la veo caminar hasta el baño de nuestra habitación ubicado en un hotelito de la 5thavenue, escucho desde mi cama el agua que ahora recorre su cuerpo desnudo, y quizás su voz invitándome a bañarme con ella, pero no voy, hay algo en mi que se deleita de solo saber que una dulce chica (como ella) me requiere en la ducha.

Minutos más tarde -con el cuerpo mojado, una toalla cubriendo sus pequeños senos y la parte superior de sus piernas- la veo volver a mí. Arrodillada encima del cuerpo de este peruano qué, echado sobre la cama solo la contempla sacudir sus húmedos cabellos rubios, intentando secarlos vanamente con la toalla, menea la parte de su sexo desnudo pegado a mis bóxer, cierra los ojos, respira profundamente (simula un onírico gemido) y dice:
¡Getupprecious!
-¡Levántate amor! vamos al centralpark-


Llegamos a este edén urbano de manhattan después de pasar por el primer starbuckscoffe que nos cruzamos, disfrutar de un delicioso café matutino, escuchándole (yo) hablar de todas aquellas cosas que vuelven locas a las chicas de hoy, ó debería decir a las chicas de 22, ó debería decir a las chicas americanas; y observarme (ella) verle con devoción y complicidad al confesarme algunas técnicas y artilugios que tienen las badgirls para hacer caer al mas sagaz de los mortales en sus redes, ó para dejarlo hecho mierda en cualquier rincón de este mundo. Como verán, una conversación alturada y digna de evocarse.

El camino que nos llevó al thereservoir -quizás el lago más grande que tiene este parque- me recuerda y sin temor a equivocarme al fairmountpark de filadelfia, una caminata de dioses, y una curiosa anécdota que alguna vez describiré; pero bueno, allí rodeados de todos esos pocos americanos delgados, que dejan hasta la ultima gota de sudor en la pista “para correr” que rodea este lago, la escucho “atento”, hablar de un hermoso viaje a españa (que realizo antes de conocerme), de algunas curiosas y místicas recetas de cocina peruana (que va aprendiendo en clases de chef), de sus sueños, de sus fantasías, del presente y de algunas verdades que hacen este peruano replantee su vida en base a un posible compromiso digamos… + formal.

El amor de una mujer, aquel obtuso sentimiento que se me había escurrido entre las manos muchas veces, ó que me empecinaba en creer, encontraría en la chicas mas guapas de lima -y me había arrastrado a un sórdido y vació mundo de miseria, quimeras y depresión-, había plantado algunas de sus semillas otra vez en mi alma, y estaba dispuesto a no abandonarme, hasta qué me deje convencer que yo no era diferente a ningún otro ser humano, que podía caer en lo inesperado, y creer en los demás, como esperaba que creyeran en mi.

-listentomy, voy a ir a lima sabes. Quiero conocer a tus padres, pero no lo voy a hacer sola, seria bueno que tú estés conmigo- dijo, antes de quitarme los auriculares de los oídos que habían llegado allí seguro porque mis sentidos se rehusaban a aceptar que mi vida podía cambiar, que todo aquello que había deseado siempre, por fin lo tenia en las manos: una linda chica que me haga feliz, y no lleve en piel ningún vicio o trastorno mental que me afecte emocionalmente, exceptuando claro aquella fijación suya por las ensaladas, el agua pura, y la música country.

Esparció una gran toalla que nos serviría de mantel sobre el gras, donde apoyo su coqueto bolso de multicolores rayas, acomodo su gorro sobre su cabeza que meneaba como una loquita -pronunciando indescifrables palabras en silencio- intentando seguro seguirle el ritmo a la canción del nuevo disco de nodoubt que había comprado unos días atrás y se escuchaba en sus auriculares, extendiendo luego una mano hacia mí diciendo: Cometome. Ven.

-¿A que no adivinas que tengo aquí para ti?- preguntó.

¡No lo se! dije evidente sorprendido, mientras la observaba explayar el improvisado mantel sobre el gras, sacar del bolso aquellos deliciosos sándwiches de roastedchickenbreast (para mi) y teriyakichicken (para ella) comprados en subway, acomodar en esa “innovada” mesa sobre el gras, unas latas de drpepper para mi y una cajita de orangejuice para ella que, ahora se apoya su espalda sobre sus brazos mirando directamente a través de sus oscuros lentes al cielo invitándome a hacer lo mismo.

Meses atrás, y en todo el tiempo que lleva a mi lado, me había leído, y escuchado atentamente platicar de mi afán por convertirme en escritor, mientras me observaba “serena” cargar con una decena de CDs en todas las músicstore que encontráramos en el camino, y había caído -eso es seguro- en creer que su novio peruano era un melómano adicto y confeso. Y esa era la verdad, me he pasado gran parte de mi vida comprando y escuchando discos de todas partes del mundo, tratando de conseguir las ediciones que seguro tendrán un “valor agregado” para los fanáticos tiempo después.
De entre ellos y como no podía ser de otra manera, me había visto navegar por www.amazon.com intentado obtener todos los discos argentinos de la banda de mis amores sodastereo y llevada seguro por la curiosidad había indagado en el tema, tratando de sorprenderme otra vez, como ya lo había hecho antes en sunvalley, seattle, losangeles, como lo hacia siempre.

-Voy a hacer que vivas una de tus canciones favoritas- dijo.

Y yo, con un inmenso vació en mi estomago, el cuerpo hecho mierda después de caminar como un chasqui por este parque, y sintiendo como las tripas se carcomían -entre ellas- en mi interior, mordía mi merienda, sin reparar en lo que ella me ofrecía, no me detuve + qué, en pensar que este PICNIC en el centralpark -en la ciudad que más emociones e inquietudes me produce- ya era todo para mí.

Y la vi. La vi sentada frente a mí -con su blusa GAP manga cero- llevar sus manos detrás de su espalda intentando sacar algo de su bolso, que logro conseguir con torpe astucia -sin dejar de mirarme a los ojos- y colocar delante de nuestra improvisada mesa una pequeña banderita blanca hecha de papel toalla izada y pegada a 2 de los faltantes sorbetes de nuestras bebidas que hincó en el césped. En ella podías divisar dos iniciales qué, para los entendidos y fanáticos resultaba más que evidente. Escritas devotamente con labial color carmesí: 4B.

Se había pasado algunas semanas anteriores preguntándome ¿cual era el disco que aun no lograba obtener?, lo había buscado por la red, y lo trajo con ella en un pequeño sobre que ahora sostenía entre sus manos y que evidentemente era para mi. Lo abrí al instante de tenerlo entre mis dedos, leí mientras bailaban mis ojos, el nombre del disco doblevida (edición argentina) y dándole vuelta a la tapa pude descifrar aquel código que tan ociosamente había dejado pasar ante mis ojos, cuando colgó el banderín cerca de nosotros.
Encerrado en un círculo -hecho con sus manos con tinta indeleble- en la contratapa, podías ver señalado el primero de los 9 temas escritos en letras mayúsculas y resaltadas en negrita. Y ella, que seguro no sabia que este disco había sido concebido en esta misma ciudad NYC, que fue producido por carlosalomar -el mismísimo guitarrista de davidbowie- en 1988, y que muchas de estas calles sirvieron de escenario e inspiración para los músicos; ella, se había dado el trabajo de traducir algunos de los temas intentando saber qué es lo que estos argentinos dicen en sus canciones, sin resultado positivo claro, porque para cerati -el genio creador de la banda- las letras no son + que complementos para sus melodías… metáforas.

Ella, que ya había logrado el objetivo de impresionar a este escribidor, no dejo que llegue el disco al walkman. No, por el contrario, se apodero del reproductor atrapándolo con sus manos en sus pequeños pechos y haciendo prevalecer su encaprichada dictadura sobre mi, dejo que lo parlantes emitieran aquellos americanos ritmos nuevos cantando a viva voz el coro de su ahora canción favorita: Running, running As fast as we can I really hope you make it (Do you think we'll make it?) We're running Keep holding my hand It's so we don't get separated

Yo, que ahora mordía mis labios intentando descifrar porque esta rubia americana se empeñaba en sorprenderme una y otra vez, solo puede acercarla a mi con mis manos en su cintura -mientras ella seguía tarareando el tema que se escuchaba en los auriculares- abandonar mis sentidos en sus sonrisa inolvidable, y hacerle saber al calor de mis labios que, daría cualquier cosa por quedarme allí con ella, que daría cualquier cosa por eternizar ese instante en mi propio… PICNIC EN EL 4B

IMÁGENES PAGANAS: Gorra azul, blusa GAP manga cero, pantalones anchos, slaps y una sonrisa inolvidable en el centralpark de NYC, la primera ciudad que conocí fuera de sudamérica y la que según mis amigos y detractores se ha convertido en mi fetiche, en una malsana obsesión, comparándola siempre con todas las pocas ciudades que conozco.

Suelo escribir terribles cosas sobre los demás, pero no puedo recordar nada desagradable de la chica que me devolvió la vida, cuando mi existencia era solo en desastre: gracias, gracias, gracias
mydearanna.

Imaginaste alguna vez ver a cómplices en lima. El recital fue muy bueno y como no tengo fotos que resalten este episodio aquí te va el afiche de promoción.
Y como bonus track el tema lead motiv de este post:
video

ARTE, RETOQUE & DESENFOQUE: BABU

martes, 10 de marzo de 2009

vocacion: kamikaze

"La muerte hace ángeles de todos nosotros y nos da alas donde teníamos hombros, suaves como garras de cuervo"

JIM MORRISON

LIMA

ME MIRÓ A LOS OJOS DETENIDAMENTE, MANTUVO
el aire en sus pequeños pechos por espaciados segundos (dejándolo escapar seguidamente en un travieso soplo), acercó luego su rostro aun lado de mi cara cerca, muy cerca de mis oídos. Confundió sus labios con mis desordenados cabellos y dijo casi musitando: aprieta tus manos haciendo un puño y déjame ver tus venas.

Abandoné mi cuerpo en la cama de ese hostal, deslice mi cara pesadamente hacia un lado (desconectándome del mundo) y cerré los ojos antes de sentir el pinchazo en mi brazo derecho. Ella, que instantes atrás había calentando la heroína (con un encendedor) en una cucharita para ponerla a punto antes de verla evaporarse y comprimirla en la ampolla -que ahora se prende de mi brazo- vio seguro, como saltaron mis pupilas al abrir los ojos, instantes después de aquella dosis.

Siento como millones de brazos me arrastran precipitadamente hacia detrás de mí, a un hueco, un vacío que no me es indiferente. Una indescriptible sensación de sosiego se apodera de mis sentidos, y la veo pararse frente a mí -con su polito manga cero-, ladear la cabeza mansamente de un lado a otro, como un psicópata contemplando su obra prima: pequeños pedazos de su victima (yo) confundidos entre sus trastes.

Busca entre las cosas que hemos puesto en el desordenado espacio que nos dejo la mesita de noche, observa con curiosidad la tapa del disco dynamo, pensando quizás escucharlo, pero descarta la idea porque introduce con sus manos un cassette en el walkman y baila, meneando el cuerpo lánguidamente, llevando ambas manos a las orejas, para no dejar escapar ni una sola melodía de sus sentidos, reproduciendo con su voz las primeras líneas de people are strange when you’re a stranger, Faces look ugly when you’re alone, Women seem wicked when you’re unwanted, Streets are uneven when you’re down el tema que los echoandthebunnymen robaron a thedoors para el soundtrack de la película thelostboys.

Repite nuevamente el rito ya mencionado, y su delgado cuerpo desfallece a mi lado, después de introducirse una similar cantidad de heroína en si.

No voy a salir de este cuarto, no lo voy a hacer -dice-

Paso seguido continúa hablando, pero mis sentidos que no obedecen a la razón, terminan por desconocer sus palabras, su voz, sus labios, sus cabellos, su cuerpo y todo lo demás. Mis labios que intentan llamarla para acercarla (a mi), solo llegan a reproducir la primera letra de su nombre “M”, porque se encaprichan en balbucear con cierto letargo su segundo nombre ángel-a.

La vida, como todos la conocemos, no había sido diferente para mí, había resultado ser una suerte de acontecimientos que me llevaban siempre a lo mismo. Mi niñez marcada por la machistas exigencias del capitántrueno, mi juventud grabada a pulso por la constante indiferencia a todo lo que comúnmente llamamos “sentimientos”, y mi adolescencia bordada a base de mi falta de interés por las mujeres, el enorme vacío en mi ser, mi ambigüedad, y mi obsesión por la música, me habían llevado a encontrar a esta yonqui de rubios cabellos, quien cargaba tatuada en la piel, la misma fijación que este escribidor: una sordida simpatía por la muerte.

-Siempre hay un roto para un descocido- decía mi madre al ver desfilar a un sin fin de chicas frente a la puerta de mi casa preguntando por mí, desaliñadas con raros peinados, extravagantes atuendos, exceso de maquillaje, vestidas de negro… y debo agregar que yo nunca le di la razón, hasta que la encontré a ella, en la puerta de una disco en sanisidro, cuando ni ella ni yo cumplíamos siquiera 17 años.

Rubia con lentes (muy intelectual), ojos rojos, blusa y corbata entreabierta, con un look onda muy madonna, rodeada de gente muy yupie, me observó detrás de ella, señalando luego con uno de sus dedos, palpándome directo al pecho, diciendo:

¿Tú eres el novio de betty verdad?

Amanecimos juntos, cruzando las manos en el miradordemiraflores y después de escucharle hablar del infierno, comprendí que no quería dejar de verla, que había caído presa de su bizarro encanto. Que yo, me convertiría en aquel demonio qué deje que ella explore todos lo limites de su averno.

Ella, tercera hija de una familia de 6 hermanos, había desarrollado a lo largo de sus ahora casi 20 años (igual que yo) un total desinterés por la vida. Ese regalo de dios que es concedido a todos los que habitamos este mundo. Había dormido algunas veces con mujeres (para acompañar su soledad) y con algunos hombres (por curiosidad), y de la mano de algunas amigas del colegio, y algunas otras drogas, lograba escaparse de este mundo para refugiarse en el universo que ella elija… hasta que me encontró.

Nunca supe exactamente que es lo que vio, vivió, imaginó o qué es lo que la decepcionó, pero de algo si estoy seguro: Pudimos fingir gustos, sentimientos, sensaciones, miedos o dolor pero al encontrarnos todo aquello se reducía simplemente… a nada.

Estar juntos era como caminar contigo mismo, hablarle a tu yo interior, teníamos un rabia mutua y comprimida por años que no nos dejaba avanzar, y teníamos que explorarla juntos, y reprimirla todas las veces que socializábamos con los demás.

-Un momento, si- dice mi hermana mayor, quien junta la puerta detrás de ella -que viste desteñidas casacas jeans, pegados pantalones, coloridas medias, rizados cabellos rubios y mucho maquillaje- sube las escaleras hasta encontrarme sentado en la ventana de mi cuarto, ordenando mis LPs, escuchando el disco locura de la banda virus, se acerca a mí, caminando de puntillas, me sacude del cuerpo y de mis cabellos -que son una apología a la banda indochine-, intentando que reaccione impulsivamente, y dice:

¡Te busca madonna!

Yo ansioso por verla, devuelvo el disco a su estuche, apago el tornamesa, bajo raudo las escaleras, le planto un gran beso en los labios -para callar a todos los vecinos hijosdeputa que observaban impávidos y se preguntaban seguro ¿who´s that girl?- y me la llevo al malecónbalta. Caminamos por la pendiente de aquellos precipicios, jugando con la muerte, amanecimos sentados en el faro y nos refugiamos en cualquier hotelito -hasta el medio día- para descansar.

No te ofendas ya, pero no esta no es la forma en voy a morir -dijo- cuando vio el arma del capitántrueno que yo había hurtado para ver... hasta donde llegábamos. La metió entre mis cosas, abrocho su brasier moviendo la cabeza en sentido negativo, haciéndome saber seguro que todavía me falta cancha, que me falta calle, abrió sus labios espaciosamente, y pego su lengua a la parte superior e interior de su boca, deteniéndose unos instantes en pensar quizás que nuestra relación ya tenía que pasar a otro nivel.

Unió su rostro y su nariz a la mía, pude ver algunas líneas rojas -formando truenos- dibujándose en sus ojos pardos, mordio de mis labios fuerte y sádicamente en un beso y me llevo a mendosita (el mercado negro de las drogas en lavictoria) a comprar unos quetes.

Parados en una fetida esquina (en el medio de la noche) vimos llegar -fingiendo una cojera- a un cholo con cara de mierda, nauseabundo aliento, dientes amarillos y uñas sucias, quien nos miro de reojo, la saludó con cierta familiaridad, la abrazo sin dejar de caminar arrastrándola consigo y pregunto:

¿Cuanto quieres flaca?

Amanecíamos casi todas las noches entre faites, drogadictos, pirañas, borrachos, vagabundos y prostitutas en el parque de elporvenir, algún callejón de la callérenovación o en la parada, compartiendo tragos, drogas, historias y algunas nefastas cosas más. Podía decir después de todo qué, ya había alcanzado cierta popularidad entre los yonquis de ese lugar. Aquí seguro terminaría por convertirme en todo aquello que mis sórdidas experiencias habían destinado para mí: Ser una mierda.

Los fines de semana y como era costumbre, ya casi no tenia pasta (me la había gastado “toda” en los días anteriores), pero si muchas ganas de divertirme. La encontraba (a ella) en la puerta de la disco, dejándose toquetear y besar por algunos tíos que la invitaban a pasar, ella les pedía algo de dinero y me lo pasaba luego con alguien para que pueda yo entrar y disfrutar de la noche. Mandábamos a la mierda a todos aquellos que habían invertido su dinero en pagarle lo que ella quería, y terminábamos durmiendo en la calle con los demás chicos newwaves qué igual a nosotros se resistían a adaptarse a la sociedad.

Teníamos un pacto, un contrato que nos obligaba a estar juntos aun estemos con otras personas. Esto me ha llevado algunas broncas con tipos de dudaza procedencia, de distintos estratos sociales, y algunas peleas, bofetadas, lágrimas, decepciones y demás con chicas a las que he abandonado por seguirle el paso… a ella.

Ella, su novio, yo y un arma entre mis dientes, dentro de mi boca.

-Te voy a matar conchatumadre- repite la voz de su novio como en eco en mi mente, y ella y su diabólica risa a lo lejos -detrás de él- mordiendo el dedo índice entre sus dientes, haciéndome saber qué no… no hay limites para nosotros.

El tipo evidentemente irritado al ver que no muestro reacción alguna de miedo, duda o pavor saca el arma de mi boca que, había llegado allí después de descubrirme (a mí) perdido en los desnudos y pequeños pechos de su novia (ella), lleva una mano a su frente turbando la cabeza y dice: tú no buscas diversión, tú buscas…estas jugando con la muerte.

Se separa de mi escondiendo el arma en la parte trasera de sus pantalones, apaga con sus zapatos un cigarrillo en el suelo de aquel caminito que nos lleva a la playa, retrocede sobre sus pasos visiblemente desconcertado y se la lleva (a ella) de las manos ¿quien sabe adonde? una intriga se apodera de mi entonces y me pregunto para mis adentros ¿eso es todo? mientras los veo desaparecer lejos de mi, acelerando el paso; pense quizas que aquel patan tenia agallas para disparar y dejar feliz a un chico con vovacion de suicida, y le pregunto esta vez en voz alta a algunos de mis amigos que ahora me tienen de las manos ¿porque le dan el poder a lguien que no quiere usarlo? ¿porque los padres le dan pelotas en navidad a el hijo que no tiene el menor interes en el futbol? el niño si es un imbecil acabara luciendo su pelota, sin dejar que nadie la toque, pero sera un asco jugando futbol. No lo lleva en la sangre.

¡Hola! dijo unos días atrás ella, enseñándome el divino regalo que traía entre las manos, una bolsita transparente con un curioso polvito que nos obligo a no dormir varias noches, envueltos en una euforia que termino por dejarnos totalmente wasted: Anfetas.

Rafa, Iván y yo un sábado por la noche. Algunos cigarrillos en las manos, parados frente a la disco, y ella soplándome aire en la oreja -detrás de mí- metiendo sus dedos en la parte delantera de mis pantalones, haciéndome una paja, mordiéndome las orejas y susurrándome como en secreto para que ellos no escuchen… vamonos de aquí, tengo coca.

-¿Adonde vas?-
me dicen mis amigos, pero yo no respondo, me dejo llevar por ella qué, me abraza por detrás contando mis pasos para perdernos otra vez en la lima que tanto odiamos, y de la que escapamos siempre para conocer otros universos.

-Algún día podrás irte de aquí, olvidarme y hasta ser feliz, pero no regreses, eso seria un error… que no podrás perdonarte- dijo, cuando yo ya sentía desvanecerse los efectos de la heroína en mí.

-¿Tienes un poco más?, quiero armarme unos chinos- expresé, buscando ahora (yo) entre sus cosas, aquel elemento que ha hecho que mi ser olvide -por algún tiempo suspendido- todo aquello que siempre me encargo de fingir. No puedo ir contra mi naturaleza y no voy a simular más lo que los demás quieren y esperan de mí.

Me he pasado un año y medio estudiando algo que no quiero y desechando con decepción aquello que siempre he querido, y a lo que mis padres “nuevamente” se han encargado de frustrar, por falta de dinero o por miedo a que termine por convertirme -lejos de ellos- en alguien diferente. Yo, quiero vivir en baires y estudiar ingeniería de sonido. Cuando salga de este cuarto hablare con el capitántrueno y le diré la verdad.

-¡Voy a dejar la universidad, total ya me canse de esa mierda!- le dije.

Pero ella ya no responde, solo sonríe -abandonando su mente en un lejano limbo- escuchándome al hablar.




IMÁGENES PAGANAS: Y… pensar que todos ustedes son creaciones mías. Vista panorámica de una de las salvajes noches en lima, en el taita para ser exactos junto a…y de derecha a izquierda: este lunatico escribidor, el robusto dj frustado maicol (asi se escribe su nombre), carladelrocio la reina de los aguaditos, johans el poeta de los urinarios, mauricio el filosofo de los bares y su amigo de quien extrañamente no recuerdo su nombre pero si el calor de sus manos al bailar. I miss you man.
Foto robada del facebook de algunos de los mencionados antes –no se porque carajos nunca me pasan las fotos de nuestras reúnas- y tomada por la excéntrica viole t-ta de quien ya se ha contado muchas cosas en algunos post anteriores y no necesita tarjeta de presentación, ni hombres alrededor (como otras limeñitas). Ella se ama.
Una muestra de lo que fue el concierto de rogerhodgson en lima. Este man hizo un transitorio recorrido por todos los temas que catapulto a su banda supertramp -allá por finales de los 70s- como una de las mejores de su época.
ARTE, RETOQUE & DESENFOQUE: BABU

viernes, 6 de marzo de 2009

suerte

Tu cuerpo delgado, se escurre entre mis brazos. No sé que me ha llevado a esto. Solo sé que tú sin querer lo has causado. Comienzan a sonar las sirenas a lo lejos y te hablo y no me escuchas y mis lágrimas caen encima de tu cuerpo ensangrentado. Me asusto y me arrepiento, pero no puedo regresar al pasado. Trato de cerrar fuertemente mis ojos y me balanceo en el suelo, con tu cabeza en mi mano y tu espalda en mis rodillas. Trato de no pensar en lo que acabo de hacer y vuelvo a cerrar mis ojos y prefiero pensar en todos los bueno momentos que vivimos juntos.
En lo estrecha que te pusiste aun sabiendo que me querías, y aun sabiendo que moría por ti.
Cuando celebramos tu cumpleaños (de noche) en tu playa preferida, con algunos amigos, en la cual terminaste arrepentida.
La primera vez que te lleve al teatro y quedaste decepcionada porque, tu actor preferido era enano, y no una palmera como lo pintaban.
Lo emocionada que te pusiste, cuando conseguí 2 entradas para el concierto del artista que pensaste nunca verías .
Lo asustada que estabas cuando me presentaste a tu padre, al cual nunca le habías presentado un novio.
Lo feliz, asustada y desconcertada que estabas cuando no te bajo tu mes y emocionada me lo dijiste. Hasta buscabas nombres, pero todo se arruino días después cuando te vino.
Siempre te dije que la verdad era una base importante de una relación. Me dijiste que también pensabas lo mismo, pero no lo demostraste.
Hasta que era tan obvio…
Luego de 1 año de relación feliz, con problemas como todas las parejas, pero sobre todo una relación con amor. Me sentaste en un sofá y fuiste clara y sincera. Seguro también porque pensaste que yo, ya lo sabia ó porque, ya no podías con tu conciencia tan llena de dolor.
Me dijiste que ya no me querías, que ya no sentías (por mí) esa cosa por la cual te enamoraste. Dijiste que no sabias, si ¿era yo?, o ¿tú? Pero más trataste de echarte la culpa tú. Me diste a entender que mejor era cortar por lo sano y dejar la relación como todo lo bonito que había sido.
Quiero pensar que en ese momento yo no era consiente de lo que escuchaba. Tus últimas palabras me dejaron completamente idiota, que me entraba por una oreja y salía por la otra. Acepte todo lo que dijiste y hubiera aceptado y firmado cualquier cosa luego de escuchar que ya no querías seguir conmigo. Saliste por la puerta de tu casa y no volví a saber nada de ti, hasta una semana después, cuando un amigo me informó qué, salías con otro.
No podías volver a recordar todos los momentos que vivimos, y ahora en vez de perpetuarlo conmigo ponías en mi lugar a un chico el cual… no era yo. Era otro en mi lugar.
Una tarde, luego de muchos días, noches y trasnoches preguntándome si aceptarías una invitación, decidí llamarte. Total, no tenia que perder nada en lo absoluto.
Me contesto tu actual pareja, un tal Raúl, según él. Pero al momento escuche tu dulce voz. Creo que te sentó mal que te llamara, lo sentí en la forma de cómo me respondiste sabiendo que era yo.
No te gusto nada -lo sentí- y decidí colgar de la forma más estúpida y tonta posible.
Una mañana, luego de no poder dormir, otra vez. Decidí coger el coche y esperarte afuera de tu casa. Quería ver al tal Raúl, ése que había hecho de mi vida lo que para un niño es no tener navidad.
Es cierto, tenía mas porte que yo, seguramente tenga más pasta, pero también tengo que reconocer otra cosa, que feo era el cabrón.
Una noche decidí tocar la puerta de tu casa y me abriste, más guapa que nunca, más guapa que cualquiera. Me preguntaste ¿que hacía por aquí?
Te conteste que te extrañaba, que me des una respuesta.
¿Que hice mal?
¿Podemos volver?
Me abrazaste y me dijiste que sentías mucho verme de esa forma. Y yo también me lamentaba verme… “así”, de esa manera, como un pobre perro pulgoso pidiendo a ladridos que lo adopten, justo cuando a tu lado tienes un cachorro de raza (moviéndote la cola).
Si quieres, soy tu perro.
Solo me miraste a los ojos y dijiste que nunca pudiste quererme como yo a ti.

Discúlpame pero no te quiero, y creo que nunca lo hice.

Llore como un niño en tu hombro y me alejaste con tus 2 manos prácticamente echándome de tu casa, diciéndome n tono burlesco… mas suerte para la próxima.
Salí del portal y saque de mi bolsillo un cigarro y me duro menos de 1 minuto, mientras lo fumaba e iba caminando por las calles empapadas, solo tenia algo en la cabeza que se repetía, más suerte para la próxima, mas suerte para la próxima, mas suerte para la próxima …
Mire el cielo, era perfecto, mis 2 manos frotaron mi cara y no dejaron rastros de lagrimas en ella. Sonreí.
Decidí ir a la casa de mis abuelos, el coche volaba por el asfalto.
Llegue abrí la oficina de mi abuelo y con la ayuda de la combinación semi-secreta y la ultima y mejor escopeta que había comprado, tomé todo los cartuchos que había en una pequeña caja roja.
Volví a su casa, toque y abrió. Me abrió y dijo en un tono burlesco: ¿y ahora que quieres?
La tomo por el cuello, cierro la puerta y la llevo hasta la sala, la tiro encima del sillón, no le doy tiempo a decir ni una sola palabra cuando le digo: que te vaya bien, suerte.
Y dispare, directo al corazón. De la manera mas fría y mas contenta del mundo, el alivio me hizo respirar hondo.
No la dejo de mirar, tiro la escopeta, llamo a una ambulancia y la abrazo y lloro y sigo llorando y me pregunto: ¿porque?
Pasan unos minutos y escucho la ambulancia debajo de la casa, comienzan a golpear la puerta cada vez más fuerte, tengo miedo, tengo mucho miedo.
Abren, mucha gente corre hacia mí, pero llegan tarde, ya había jalado el gatillo, justo en mi barbilla.