domingo, 26 de julio de 2009

perdido en el espacio

“Nuestra existencia no es más que un cortocircuito de luz entre dos eternidades de oscuridad”.

VLADIMIR NABOKOV

LIMA

ERAN POR LO MENOS 5 CHICAS LAS QUE SALÍAN
del baño, 3 de ellas que vistiendo ceñidos y curiosos polos, blusas & jeans tomaron dispares caminos; y las otras 2 que, vestían coquetos vestiditos, botas largas y se detuvieron en repasar con la mirada algunos de los cuerpos de los presentes, como si anduvieran pedidas entre el pequeño espacio que las separaba de sus novios, parecían no llevar prisa en descubrir el camino hasta que encontraron a algunos de sus conocidos, caminaron unos pasos antes de detenerse a cuchichear entre si, seguro algo mundano sobre algún guapo tío que se cruzaron en el camino, algo acerca de alguien muy bien vestido ó ese tipo de cosas que recurrentemente se confían entre secretos las chicas chic.



Se ubicaron al lado de sus novios nocturnos y compartieron con total desparpajo algunos de los secretos que se corren como reguera en el lavado de las mujeres; esa clase de indiscretas historias a los que los hombres como yo fingimos prestar interés, a sabiendas que es solo información útil para mujeres, así sin dar un ápice de atención, la mas mínima señal de que en realidad estamos tan curiosos en todo lo que acontece a nuestro alrededor, que nos faltan ojos y sentidos para percibirlo todo.

Te das cuenta que estas enamorado cuando no tienes ojos ni oídos para otra persona que no sea la chica que te acompaña, no importa que no sea frívola como siempre te han gustado las mujeres (aun sabiendo que te hacen daño), no importa que ha veces no entiendas mucho de la cosas que intenta explicar porque ya no tienes 20s como ella, y además que no entiendas bien de su poco ortodoxo lenguaje español de notorios bríos argentinos.

Talvez sientes que el tiempo corre rápido, muy rápido cuando estas con ella, cuando la vez desde lejos merodear con la mirada algunos de los espacios de esta abarrotada discoteca, y piensas en como tus experiencias qué te han empujado antes una y otra vez a equivocarte, una y otras veces mas te han llevado a ella, a tu adorablemissv que ahora sentada junto a ti, te mira mientras interactúa con los demás.

Meses atrás, no tuvo miedo de leerte en el extenso escrito en el describes (solo para sacar a pasear y a perderse en el espacio de la internet) todos tus demonios, y dibujando con sus dedos -en una oscura noche de abril- sobre la orilla de la playa señoritas tu nombre y el suyo, te ha pedido alegremente después de bailar como una loca, imitando el ridículo estilo de los 80s (tu época favorita), aquello que has esperado escuchar de todas las personas que algunas vez intentaste ver felices:

-¡Ché, deberías escribirlo todo!-

Te das cuenta que toda esa curiosa vorágine que te había empujado a explorar mas allá de lo que habías esperado cuando decidiste vivirlo todo, que esa inútil búsqueda de la mujer perfecta (alta, delgada, guapa y superficial) que te había llevado a desestimar discriminantemente a algunas de las féminas + valiosas de tu vida haciendote saber las experiencias que ese no es el camino , que todas aquellas otras chicas vacías que ensayaban con tu carne y habían experimentado contigo los limites del goce y todas las adicciones, que todas aquellas que intentaron -sin fructífero resultado- salvarte de un abismo, que todas ellas… no habían pasado en vano.

Caíste en que talvez la alegre porteña que esta a tu lado, que no ha intentado nunca protegerte de nada, que no ha sido parte de la larga lista de heroínas que han intentado liberarte de tu propio infierno, que no ha buscado jamás ser tu amuleto de la suerte, que no ha servido para ninguno de tus profanos deseos… talvez, aunque no se quede contigo toda la vida, te hace inmensamente feliz.

Has percibido como ese lenguaje privado entre los novios va dibujándose otra vez en tu vida (esta vez con ella), cuando sientes sus manos pasear por tus piernas mientras habla con lucia (una de sus intimas amigas), y de pronto, como iluminado por un as de luz, descifras ese mensaje que interpretas en tus sentidos como:



-Amore, sácame a bailar que ya me pican los pies por moverme en la pista-

Y caminas contento guiando sus pasos con sumo cuidado, ese cuidado que nunca tienes con los demás porque esta quizás es una noche especial, y no quieres echarla a perder, han pasado ya algunos meses desde que la conociste en la casa de su primo en puntahermosa, cuando te instalaste en una casita de playa y decidiste dejar lima por enésima vez, y aunque no has parado de divertirte a su lado observándola burlarse abiertamente del lúgubre tono fatalista que le das a tus memorias, has acariciado en tu mente la idea de decirle algo mas rotundo qué:

-Te extraño tanto que no puedo dejar de pensar en ti-

Has pensado –esta noche- en abrirle tu corazón y expresar abiertamente eso que tus sentidos han dibujado varias veces en tu vida cada vez que te has sentido enamorado. Has buscado entre toda esa multitud un espacio lejos de tus amigos para decirle sin temor a equivocarte eso que sientes crecer día a día en ti:

-Te amo-



Pero ves rendidos tus esfuerzos por llegar a ese nivel de la relación cuando la vez feliz despojarse de la única chaqueta que abriga sus brazos (dejando ver luego los curiosos colores del vestido sobre su piel), de acercar sus manos a las tuyas, de pegar peligrosamente su cuerpo al tuyo para moverse al frenético ritmo de thetingtings junto a un centenar de chicas que seguro han ensayado en casa una y otra vez la coreografía del video, y por ultimo de corear a voz en cuello eso de… Holding back, everyday the same Don't wanna be a loner Listen to me, oh no I never say anything at all But with nothing to consider They forget my name (ame, ame, ame) They call me 'hell' They call me 'Stacey' They call me 'her' They call me 'Jane' That's not my name That's not my name ...has sentido que aquella magia que te habia empujado a apartarla de los demas se diluye rapidamente, y has desechado por completo en ahondar en el tema.

Pero ella que, va aprendiendo poco a poco a interpretar tus señales, no deja de tomarte de las manos, cuando acaba su improvisada perfonmance, sus labios en tus oídos te dicen que necesitan aire y la has llevado –otra vez- lejos, muy lejos de los demás.
Sus felices pasos que siguen lo tuyos, son el único sonido que perciben tus sentidos cuando ya estas lejos de la puerta de gótica, esa disco a la que recurres eventualmente cuando ella quiere bailar.

Son casi las 03am en larcomar, y apoyados en el balcón -que les sirve de gran mirador del océano que bañan las orillas de miraflores- la vez por fin, después de todo este tiempo que la conoces, hacer un pequeño silencio, acercar sus labios a los tuyos y ensayar una vez mas contigo aquella rutina de caricias que agigantadamente crece en tus deseos cada vez que la encuentras. Te dejas llevar por el momento y acercas con tus brazos su cuerpo cerca, muy cerca del tuyo, y terminas por abrazarla.

Llevas a tus labios aquello que crees es tiempo de expresar, pero 2 de sus dedos que rápidamente se acercan a ti, ahora sellan tus palabras. Y su boca que, desesperadamente apaga el fuego de sus deseos besándote, te piden por favor dejar de expresar lo que sientes por qué, según te explica, si ella escucha de ti eso que guardan tus labios, ya no habrá vuelta atrás, ya no podrás seguir buscando respuestas, ya no podrás vivirlo todo por qué, ella no te dejara, no dejara que conozcas a nadie mas, y es allí donde entiendes que ella siente lo mismo… pero que decirlo no es el camino.

-Es mejor vivirlo que saberlo- piensas.
Te mira a los ojos, acerca su rostro al tuyo, y después de decirte que dejes de fumar tantos cigarrillos porque algún día vas a aparecer en el consultorio de algún medico de turno buscando respuestas a un cáncer que has buscado con tus excesos… cierra los ojos, acariciando con su rostro parte de tus mejillas y deja escuchar de sus labios eso que jubilosamente han percibido muchas veces tus sentidos:

-Te quiero -
IMÁGENES PAGANAS: atrapado entre tus dedos, si pues durante todo el tiempo que estuviste aquí, me he sentido de alguna forma flechado, gracias por hacer de mí… ese “yo” que conozco ahora.


Esta imagen -juego travieso de tus explayados sentidos - me llevo a escribir enredando la realidad lo que vi esa noche de ti, lo que no quise decir, lo que escuche de tus labios, y todo aquello que me hizo feliz cada día que te vi cerca a mi.


No una sino muchas son las cancines de francodevita las que hicieron delirar a ese gran publico que le pedía + en el jockeyclub. Una noche en lima de hermosas canciones y con mucha energía.

ARTE RETOQUE & DESENFOQUE: BABU

lunes, 20 de julio de 2009

todo lo que tu corazon desea

"El amor es una ilusión, una historia que una construye en su mente, consciente todo el tiempo de que no es verdad, y por eso pone cuidado en no destruir la ilusión."

VIRGINIA WOOLF

LURIN

DEJÓ DE ESTRECHAR MI MANO DERECHA
entre sus manos, acomodó en su pecho la misma casaca azul que lleva puesta + de una semana, retrocedió unos cuantos pasos ante de decirme adiós; y yo, buscando un cerrillo en mis bolsillos para prender los pocos cigarrillos que aun tengo en mis manos, veo su pequeña silueta hacerse más diminuta aun, apartándose de mí.


-¿No sé porque tengo que perder el tiempo con alguien como tú?- me digo a mi mismo asegurando que nada, nada de lo que has escuchado pondrás en practica. Tú eres esa clase de personas que no aprende ni siquiera a golpes, esa clase personas que esta destinada casi –y con tu propio consentimiento- a ser maltratada, gozas con saberte atrapado, eres feliz (aunque lo niegues) cuando te sientes usado, estafado, engañado. No sé exactamente lo que te ha llevado a este punto, pero de algo si estoy seguro, nadie más que tú tendrá el poder de sacarte de ese lastre que no te deja respirar al que mal llamas amor. Y el que los demás conocemos como… estafa.

-¿Pero que patógena parte de ti te ha llevado a sacarme de mi cama en medio de la noche para caminar por la playa y pedirme consejos?-

-¿No lo sé?-

Estoy seguro que llegaras a tu casa y harás todo lo contrario de lo que me has pedido que te confirme, que te aconseje, pero esto se acabo. Esta será la última vez que te escuche hablar de ella, porque ya bastante tengo con mi infierno para tener que aguantar el de terceros.

Es verdad, eres mi amigo, pero eso no te da ningún derecho a hacerme cómplice de tus carencias. Eso no se hace.

Llegaras a tu cama y te harás una paja, no pensando en cualquiera de las chicas que ves en los videos XXX que bajas siempre del www.youtube.com sino en ella que, ya te tiene en sus manos, en ella que, te ha estudiado desde que le llevaste a trabajar contigo a la oficina, desde que fuiste tan iluso de mostrarle tu billetera. Solo a ti se te ocurre ganar el corazón de una mujer sin alma, de seducir a una madre soltera de 23 años sin un sol en el bolsillo hablando de dinero.

Ya no quiero saber + que, si ha perdido ella otra vez las llaves que le diste para que abra tu oficina. Cuando te roben todo lo que has invertido en el alquiler de ese local y en tus equipos, no vengas llorando a mí –buscando culpables-porque no te escuchare.

Como puede haber gente tan ingenua (como tú) en pensar que, ella que te ha sacado –contadas veces- de tus labores, llevando a su pequeño hijo de 9 mees en brazos para que tú lo pasees en las orillas de mi playa favorita “señoritas”, y te ha confundido, según dice sin querer –otras contadas veces- con el padre del bebe, no piense en aprovecharse de ti.

Como después de que llega a tu casa, se mete en tu cuarto, se sienta en tu cama (mientras tú aun no te levantas), finge prestar atención e interés a tus poco atrayentes conversaciones, extendiéndose por algunos momentos junto a ti y haciéndote saber que tiene frió, no te des cuenta de que esto es algo que ella ya lo ha estudiado al milímetro. Es que acaso todos los que te rodeamos estamos equivocados.

No es que crea que ella sea una mierda. Yo la conozco, y se que al margen de que se vea obligada por su familia a conseguir “en el acto” un-nuevo-papá-para-su-hijo-con-dinero-que-la-saque-de-su-miserable-casa-a-medio-construir-en-villa-el-salvador, mas allá de esa bajeza sé que, ya es adulta, y es plenamente conciente de qué esta sacando provecho de tu condición de solteron tímido y reprimido.

Es lamentable, pero ha crecido entre personas sin escrúpulos que no cultivan disciplina, valores, ni cultura alguna, con gente que no ve mas allá de sus ambiciones. Es fácil prenderse de alguien con baja autoestima como tú y sacarle provecho, pero resulta difícil claro, salir adelante por sus propios medios, realizando labores dignas que servirán mas tarde de ejemplo para su propio hijo que, cuando crezca no bajara la cabeza cuando hablan de su madre. No verdad, esto es difícil de asimilar para ellos.

No por algo te ha propuesto varias veces -y sin poder negarte a ello- ser el padrino de su hijo. No por algo te llama todos los días hasta + de 3 veces, aun cuando no tenga que trabajar contigo, y nos hecha a perder el día con sus insistentes llamadas en el trayecto de nuestras labores. No por algo te dice contenta que, el bebe quiere escuchar tu voz por el móvil, y que a veces le parece -que mirando tu foto- te llama papá.


No te dice algo acaso que, este indagando en tu corta y poca interesante historia sentimental, en algunas de las mujeres que te rodean, no te pone a pensar en el hecho que aparezcan cientos de fotos de ella y su pequeño hijo en el archivo de tu PC todos los días, acaso no notas que va marcando territorio cada vez que borra los wallpapers de saracorrales –esa deliciosa bomba colombiana- que siempre bajamos de la internet, simplemente para insertar su imagen.

Aun tengo en mis recuerdos tu cara de desconcierto y desanimo cuando llegaste a mi hace algunos días atrás contándome que ya no es la misma chica de antes que limpiaba con sumisión tus platos, tu baño, y hasta tus cubiertos para ganarse el puesto que le has dado en la oficina.

Ahora llega tarde a sus labores, se sienta muy fresca en el escritorio, sacudiendo agitadamente sus pies sobre el suelo, mientras espera impaciente que se prenda el ordenador para chatear, y revisar las fotos y mensajes de sus amigos en el hi5, facebook, badoo y otros sites parecidos que no sirven + que para perder el tiempo, mirándote de reojo sin mostrar el + mínimo deseo de ayudarte, cuando tú con el trapeador en mano, desarrollas estrategias para no pelearte con la escoba y el balde para limpiar –tú mismo- los pisos.

No pues, a sabido aprovechar que se fue la luz en todo lurin, y tu has caído redondo, te has creído el casanova y la has llevado a la playa con una chelas y cientos de cigarrillos en las manos (porque ella fuma -aun siendo madre lactante- como chino en quiebra), ha esperado pacientemente ver pasar las horas escuchándote divagar sobre lo que deseas, ha visto mermada la posibilidad de que digas algo, de que tomes la sartén por el mango, y se ha lanzado a tus brazos diciéndote bruscamente, así como quien dispara y sin el mas mínimo toque de romanismo o feminidad, así sin pensarlo, abriendo rudamente el camino para todo lo que tú corazón desea.

-¿Que quieres conmigo ah?-

Y tú, que eres tan tonto, no has encontrado mejor respuesta que, dejarte llevar por esos labios que, se habían acercado peligrosamente a los tuyos, rogando –a voz en cuello- porque insertes en ellos el mejor (ó conociéndote) el + torpe de tus besos.

Te has sentido ganador (inflando tu pecho como gallito de pelea) y has paseado tus manos por todos esos rincones que habías acariciado antes cuando te masturbabas ¿verdad? Sin saber que este cándido acto de amor no ha sido otra cosa que, uno más de los pasos a seguir de un plan perfectamente diseñado para servirse de tus favores.

Pero como eres tan huevon, los reclamos que tenías guardados en tu cabeza acerca de la baja eficiencia en sus labores quedaron en standby, y ahora solo piensas en encontrar la forma de tirártela, de hacerla tuya, de hacerle el deseado amor que tanto profesan los ilusos como tú que se enamoran de personas como ella que trafican con los sentimientos de los demás.


Por eso estas mirándola todos los días impaciente que te de el sí de rigor cuando la tocas en la oficina, por eso la vistes de flores baratas cada vez que la vez venir a ti, y te sientes frustrado cuando te dice –después de dejarte mas caliente que nunca al calor de sus caricias- que, solo se acostara con alguien que quiera casarse con ella, te has sentado a su lado, y te ha visto realizar ese triste show de rogarle una caricia, mientras ella escucha por los pequeños parlantes de tu PC, esa canción de camila que ha bajado –según dice- pensando en ti. Y tú que, ya no puedes mas, has aguatado taciturno el horrible tono de su voz tarareando aquello de… Y antes de perder de vista mi camino, quiero mirarte un poco y soñar que el destino es junto a ti mi amor. Quédate un segundo aquí a hacerme compañía, y quédate tantito más quiero sentirte mía, y abrázame, y abrázame, y abrázame… y te has quedado contento repitiendo en tu corazón -que se estremece rápidamente- que eso es verdad, que ella te quiere para siempre.

No sabes que cuando ella ya obtenga de ti lo que quiere te desechara peor que aun animal sin dueño, te expectorara como si tú fueses la fuente misma del virus AH1N1, inventándose un cuento poco inteligente para verse como la victima, porque ya tendrá “eso júralo” a otro tío (léase tonto) con + dinero en mente, pero tú iluso, escucharas feliz de sus labios aquello que te dirá una y otra vez con voz y tono de niña abandonada -haciendo gala de un siniestro juego manipulador- mientras su sexo se menea hábilmente encima del tuyo.

-“Tú no me vas a dejar verdad”-

Te ha llamado -como siempre- ayer, y después de solicitarte permiso (ósea conseguir tu venia) para ir a la casa de su ex-pareja, y sacar lo que queda de sus ropas en ese lugar, te ha pedido que le sirvas de garante para que saque un préstamo del banco, y así terminar de construir el segundo piso de su vivienda ya que, sino tendrá que salir de ese humilde lugar y mudarse a tu cuarto, sí a tu cuarto con su hijo, ó en el peor de los casos, volver a ese pequeño y sucio espacio que compartía antes con el papá del pequeño… y tú le has creído.

-Es que en mi casa ya no entra nadie- te ha dicho entre sollozos, y te has creído ese cuento. Para terminar de convencerte te ha invitado insistentemente a su casa a almorzar con el resto de su familia, pero algo en ti ha despertado, y te has negado, aduciendo que tienes mucho que hacer.

Y sin esperar un segundo mas, te ha sacado del restaurante donde nos disponíamos a almorzar, haciendo alarde del dominio que ejerce sobre tu piel. Que triste episodio, has salido casi corriendo detrás de ella, persiguiendo sus curvas hasta su casa, donde te esperaban gustosos su madre y el resto de la familia que, después de servirte un humilde plato de fréjoles, han tratado de convencerte de que el préstamo del banco será muy bien administrado porque en esa casa (aunque todas sean madres solteras) son responsables. Vamos man, solo te ven como el instrumento que les servirá muy pronto para apagar todas sus carencias… y tú, ni cuenta te das.

Te has visto acorralado entre todos ellos, y sin poder decir que no, has aceptado todos sus argumentos, y cuando has salido presuroso en taxi a regresar a tus labores has pensado en mi, en ese amigo que siempre te escucha hablar de ella, en ese amigo al que has visto feliz muchas veces antes al lado mi adorablemissv, en ese amigo que vez correr presto todos los fines de semana detrás de su pequeño hijo paris en la playa, en el mismo del que lees todas las semanas religiosamente un blog con algunas siniestras confesiones sobre los demás. Ahora te toca a ti.


Y como no has podido dormir después de dar vueltas en tu cama, no has tenido mejor idea que despertarme porque sabes que a veces no duermo, me has esperado pacientemente en la playa a que llegue para contarme que te sientes atrapado, y que ya no quieres equivocarte otra vez. Me has escuchado atento, mientras dejas caer en la arena innumerables colillas de los cigarrillos que te fumas, y cuando he pensado que has entendido todo, que de algo ha servido salir de mi cama en medio de la noche -dejando a mi hijo solo en la casa- para hablar contigo, he visto desvanecerse mi esfuerzo por hacerte entender como es la realidad… cuando te alejabas de mí.

Porque al final eres así, te va el sado, te gusta que te hagan daño, y disfrutas haciendo cómplices a los demás de tus penurias; pero… ¿sabes que?, ese cuento ya lo he escuchado muchas veces antes. Me da pena por personas como tú qué solo son felices sintiéndose infelices… pero eso, eso es algo que yo ya no quiero escuchar mas.

IMÁGENES PAGANAS: El patriota, para que no se diga que no amo a este país, un día –en la casa de un amigo- me enganche al vibrante ritmo de una guitarra criolla, me apoye sobre un cajón y le solté la rienda ese limeñito que llevo dentro y que no busca escapar a sus raíces.


Mas allá de todas las cosas que escucho de su gente, siempre que he estado lejos de mi país he vuelto a sus ritmos, he cantado contento “cholosoy” y he reído a rabiar con los chistes de miguelbarraza de algún cassette pirata, he extrañado su comida y he traído a mis recuerdos toda aquellas personas que algún día me hicieron feliz.

La ciudad se pinto de negro, el cielo gris de lima se apago, y algunos sombríos corazones -de oscuros vestidos- escucharon atentos a lacrimosa que hizo de su única presentación, una memorable noche para sus seguidores.

ARTE RETOQUE & DESENFOQUE: BABU

miércoles, 15 de julio de 2009

el niño y el inmenso oceano

“No hace falta conocer el peligro para tener miedo; de hecho, los peligros desconocidos son los que inspiran más temor”.

ALEJANDRO DUMAS

CALLAO


BAJABA PRESUROSO DE SUS PANTALONES, dejando ver los coloridos tonos de su ropa de baño, su mirada era mas allá que un comercial ambulante de kolynos, una muestra palpable que estaba feliz, y contagiaba a los otros además de seguridad, esa energía, esa curiosidad que lo había llevado a preguntarse en voz alta, y sin temor a quien se atreva a desafiarlo ó a contradecirlo:




-¿Quien no va querer meterse a una inmensa piscina llena de lindas chicas de 10 años?- -¿Quién no va a querer estar rodeado de todas esas chicas del rosasantamaria y jugar al salvavidas y toquetearlas por toda partes? Acomodando luego y ordenadamente –como seguro se lo había enseñado su mamá- todas sus prendas dentro de su mochila amarilla.

-Yo-

Es patético y vergonzoso tener que reconocerlo, pero la respuesta innegable y contradictoria -atrapada en sigilo entre mi cuello y mis dientes- a las preguntas de ese niño era tristemente:

-Yo-

Yo, que no tuve el valor para decirles a los demás que no sabía nadar. Yo, que tuve observar con recelo y envidia como mis demás compañeros del colegio se divertían a rabiar manoseándose con todas esas chicas -2 años mayores que nosotros- en la piscina del clublaskiskas en chosica. Yo, que tuve que tragarme 4 horas jugando a la “chapada” con los otros losers que al igual que yo aun no sabían nadar. Yo, que me invente torpemente un repentino resfriado que no me lo creía ni yo mismo, para encubrir mi terror a la idea verme hacer un papelón en la piscina cuando descubran que no sé siquiera flotar.



Tuve que fingir que me divertía y era feliz al lado de esos desmoralizados niños que se conformaban solo con mirar a los demás sin atreverse por lo menos a mojar los pies en la alberca, tuve que tragar mi saliva cuando mi profesora, la simpática misscarmen, me obligo a jugar fútbol con esos perdedores porque según ella eso era divertido, tuve que ocultarme de todas las chica de mi salón que jugaban alegremente a las escondidas porque ellas tampoco sabían nadar, tuve que esperar pacientemente que corran las horas antes de abrir mi lonchera y comerme el pollo asado con papas sancochadas que me había preparado amorosamente mi mamá.

-te lo vas a comer todo roysito porque esta hecho con cariño… solo para ti- me dijo antes de meter la merienda dentro de mi mochila de 4 cierres con imágenes de ultraman, abrazar mi cabeza a sus enormes tetas, y repetir una y otra vez (entre besos) eso que ya estaba cansado de escucharle mañana, tarde y noche:

-te quiero, te quiero, te quiero-

Joder, si me quieres tanto porque no me dejar ver la primera película de superman que la van a pasar en el canal 5 en vez de mandarme a dormir después de ver a esa tonta rata llamada topogigio. No verdad, tienes qué recostarte en el mueble de la sala para llorar a moco tendido (mientras esperas a mi papá) con esa telenovela huachafa que ya has visto mas de 2 veces en el canal 4: LOS RICOS TAMBIÉN LLORAN.

-Maldita sea, porque tiene que pasar esto en mí casa una y otra vez- me digo todos los días abriéndome paso entre mis 4 hermanas antes de irme a dormir.

-Los niños peruanos que tenemos mamás y hermanas que ven tontas novelas a las 9 de la noche en el canal 4 también lloramos- me digo para mis adentros, fingiendo una enorme sonrisa, intentando cortar con el tenedor y cuchillo el pedazo de carne que tengo en el tapper porque… ¡hay de mi!, si me atrevo a agarrar el pollo con las manos, me cae encima la misscarmen, y me da de a palos, porque mi mamá le ha pedido por favor que vigile a pulso que mis costumbres de niño bien no cambien nunca.

Si supieran todos que después de almorzar, y cuando mi mamá y todas mis hermanas se tienden en la sala como morsas a ver isauralaesclava, ósea cuando nadie ve, me voy a rascar las ollas como una animal carroñero, porque a mi me gusta comerme todo. Todo.

Si supieran todos que estoy cansado de escuchar las clases del colegio, que me revienta sentarme con el gordo hilton todas las mañanas en primer fila, si supieran todos que a mi me gusta la misscarmen, y que seguro yo le gusto a ella, por eso me pega duro, para que nadie sepa que me quiere. Si supieran todos que yo ya ni ganas tengo de verles el color del calzón a las niñas del rosasantamaria porque todos los días veo los calzones de mis 4 hermanas, si supieran que lo único que quiero es verme allí junto a los demás en la piscina… si lo supieran.

La frustración, ese mal común entre los peruanos, que cala hondo en nuestras mentes, y no nos deja avanzar, que se respira en las calles de limalahorrible, y se lee en todos los periódicos que tengo que leer a fuerza -y en voz alta- para que escuche el capitántrueno mientras almuerza o cena, estaba haciendo de mí un inconforme con todo lo que me rodeaba, es allí donde caí en que yo quería mas de lo que tenia, siempre ha sido así, siempre será así, ahora lo sé.




Por eso estoy aquí. Me he subido con el capitántrueno a ese roñoso micro marrón de la línea 71 que nos lleva directamente a esa horrible playa de piedras llamada lapunta. He aceptado hacerme pasar por un mísero-niño-abandonado que no tiene dinero para pagar el boleto a petición de mi padre, quien disfruta verme realizar esas tareas, al que el llama efusivamente:

“Ejercicios que me servirán algún día para ser un hombre de verdad”.

Si pues, el cobrador de este asqueroso micro me ha menospreciado peor que aun perro chusco sin dueño, y no me ha dejado sentarme en todo el viaje, aun cuando cada cierto tiempo hallan asientos vacíos; porqué, y según me dice su in sinuosa mirada, ya que sus labios no hablan:

Yo, no tengo derecho de sentarme hasta que pague mi pasaje.


El capitántueno qué, lee amenamente un periódico abierto de par en par y ni se inmuta en mirarme en todo el camino, cruza algunas veces encubridoras miradas conmigo conteniendo la sonrisa entre los labios, mientras le pide en voz alta –y en tono + que autoritario- al chofer que, baje el volumen de la radio, ó que cambie de emisora porque, no todos en lima escuchan radiomar.

Son las 11.30am de un hermoso verano que comienza en lima, y tengo en las manos un LP que seguro dará mucho que hablar… de unos chicos londinenses llamados sugestivamente thecure, acá los dejo con la tercera canción de este su primer álbum que, seguro será una de las mejores del año -dice ahora el discjockey por radiopanamericana-.




Escuchamos todos seguido del scrach del disco eso de I would say I'm sorry If I thought that it would change your mind But I know that this time I've said too much Been too unkind I try to laugh about it Cover it all up with lies I try and Laugh about it Hiding the tears in my eyes 'cause boys don't cry Boys don't cry... y mi cabeza, que se mueve siguiendo el enérgico ritmo de esa canción, es samaqueada por mi papá que, así en silencio, me hace saber según el código militar que solo él maneja -y que yo tengo que aprender a descifrar día a día mientras viva con él- qué: Ya llegamos a la playa.

Acelera el paso dejándome atrás como un subordinado (como siempre), acomoda –entre sus ojos- los lentes rayban que habitualmente lleva en verano, sin dejar de mirar al frente o bajar la cabeza para buscarme con la mirada, y escucho de sus labios decir “cachacientamente” aquello que siempre repite pasos antes de llegar a la playa:

-¿Por qué no te sentaste roy?- haciendo clara alusión a que siempre voy parado en el microbús.

Pero no importa, nada importa ahora, porque él que ha sido antes salvavidas en las playas del sur, él que a rescatado a otras personas del inmenso mar, él que ha aprendido a nadar en las alborotadoras aguas del ríourubamba, él ahora me va a enseñar a nadar.

Para no tener que mirar a los demás desde lejos mientras juegan en la piscina con las chicas de algún colegio de mujeres, para sacudirme de ese lastre de verme rodeado cada vez que voy de paseo -a chosica- de esos chicos gordos, de los que usan lentes y nunca entran a la alberca porque aun no le pierden el miedo al agua.

Por eso me he colgado de la espalda de mi papá, me he abrazado fuertemente a su cuello mientras el avanza sagaz abriéndose espacio entre las olas del inmenso mar. Rápido como ninguno ha llegado mas lejos que nunca creo. Yo, que solo le había servido de acompañante en todas las veces que me ha llevado a veranear en esta risible playa. Yo, que solo me he limitado a verle nadar y ver perder su imagen a lo lejos mientras le hago torpes señas desde la orilla. Yo, que sido junto a mis 4 hermanas testigo de todas sus historias en el mar ahora me he armado de valor, y le pedido por todos los dioses que me enseñe a nadar.

Me ha mirado a los ojos sin dejar de sonreír y me ha propuesto salir al cine cuando aplique confiadamente lo aprendido, ha formado un puño en sus manos y ha dejado caer en mi cabeza un fuerte cocacho que he recibido contento, porque sé que esa una muestra de su cariño y su venia para conmigo, para con lo que quiero, esa ha sido siempre su forma de decirme entre líneas, en ese intrínseco código paramilitar que solo conocemos mis 4 hermanas y yo:

-te quiero-

Ha corrido hasta la orilla dejándome seguir sus pasos, y ha dejado que me monte en sus espaldas, no ha dicho -como siempre lo hace- palabra alguna en el extenso camino que nos llevo al fondo del mar, y cuando ha pensado encontrar el lugar perfecto… ha parado de nadar, y me ha dicho sintiendo mis pequeños brazos abrazando su cuerpo

-¿Sabes como aprendí a nadar en la selva?-

De pequeño se había empecinado en aprender a nadar, sorteando las enormes rocas del río de su natal quillabamba, había sufrido algunos accidentes, se había quebrado algunos de los huesos de su aun pequeño cuerpo, y hasta había estado –en su adolescencia- a un paso de encontrar la muerte cuando su cuerpo se suspendió por espaciados minutos en el fondo del turbulento arroyo, y cuando creyó que ya sabia mucho + que el tarzan que él veía en las películas de blanco y negro, llego la prueba final: El mar de la capital.

¡Claro! -le dije- obviando esa parte que siempre se detiene en mi garganta y que rezaba algo así como:

-Joder papá. Ya vas a comenzar con el mismo cuento otra vez-

El capitántrueno, un hombre siempre dedicado por entero al box, al físico-culturismo, a la natación, y algunos otros extravagantes ejercicios, separó mis infantes brazos de su ser y me dijo, dejándome en el medio del inmenso océano, a más de 80metros de la orilla:

-Hay cosas que uno tiene que lograr por sus propios medios… esta es una de ellas-

No le importo que yo no supiera moverme en el océano, no le importo que su pequeño hijo de 8 años -qué aun se orinaba en la cama- no sepa bracear. Pude percibir como mi cuerpo era arrastrado por el pánico hacia debajo de la superficie, y seguro por un instinto de supervivencia mis manos que, se habían alzado hasta el cielo buscando respuestas, se hundía junto a mi, en ese enorme abismo. Abrí los ojos premiosamente, intentando buscar a mi padre entre aquellos peces que se movían con destreza a mí alrededor, y pude escuchar como un eco -a lo lejos- repetidas veces, algo que no podía descifrar.

Era el capitántrueno, que agitando sus brazos como todo un profesional, rápidamente logro alejarse de mí, diciéndome a lo lejos, así como dándome una orden:

-ahora… te espero en la orilla roy-

IMAGENES PAGANAS: el pez en el agua. Una de las primeras tareas que tuve cuando crecía mi hijo fue enseñarle a nadar, claro “no” de la manera que yo aprendí. Lo matriculo todos los años en karate, en básquet, o en otras artes, pero una de las cosas que mas disfruta son los cursos de natación… que se puede hacer salio a su padre.





Esta fotografía en la que disfrutamos de un delicioso almuerzo familiar en algún restaurante frente al mar con indianajones –mi cuñado marcos- vestido de amarillo, da muestra de nuestra devoción por las olas, las chicas lindas, el verano y todo lo demás también.





Parece que esta ciudad no duerme, no para nunca, y los cafetacuva que hicieron delirar a todos sus fans en lima lo saben muy bien. Casi 3 horas de lo mejor de 20 años que no han pasado en vano ¡verdad chilangos!

ARTE RETOQUE & DESENFOQUE: BABU

sábado, 11 de julio de 2009

superficies de placer

“Entre lo que deseamos vivir y el intrascendente ajetreo en que sucede la mayor parte de la vida, se abre una cuña en el alma que separa al hombre de la felicidad como al exiliado de su tierra.”

ERNESTO SABATO

SANTIAGO DE CHILE

GIRÉ MI CABEZA PESADAMENTE DE DERECHA A
izquierda, tratando de evitar tu mirada, buscando en las paredes respuestas que apaguen el mutismo de nuestros labios. Tus brazos que, se extienden apoyando tu cuerpo reposado en la cama, y tus hermosos ojos que, no separan por un segundo tu mirada alojada en mí, en mi sentado en la misma y desordenada cama, cruzando las piernas y cubierto solamente por unos boxers, tratando de resonar –sin efectivo resultado- aquello que mis sentidos empiezan a buscar en mis recuerdos:



-¿Dónde están mis pantalones?-

El nuevo CD de lucybell que, compraste ayer en laferiadeldisco (esa tienda de música de la que soy confeso consumidor) no ha dejado de girar toda la noche, se repita nuevamente en tu estereo, y disipa por algunos momentos la afonía de la que son presa nuestros sentidos. Dejas caer la mitad de tu cuerpo en la cama y abandonas el control de la TV atrapado entre tus dedos sin dejar de mirarme.

No es difícil caer en que no has dormido, a pesar de que tus sentidos expresen lucidez. Te conozco, y sé que, detrás de esa mirada se esconde una pregunta que ha extinguido por completo la voz en nuestros labios.

Las imágenes silentes de curbyourenthusiasm -tu serie favorita- se reproducen en el televisor sin ánimo a interrumpirnos; y tu cuarto, cubierto enteramente de gigantes imágenes, cuadros, LPs, CDs, algunas curiosidades y excentricidades, es un sombrío templo profano ofrendado a thecure la banda inglesa que indudablemente ha influenciado en tu forma de vida ó debería decir en tu vida.

Son casi las 07.30am en mi reloj y hace solo unas horas atrás, estaba el delgado cuerpo desnudo de erika con nosotros en la misma cama, hace solo unas horas antes de eso te vi caer en la euforia, cuando fumabas extrañas floresraras con tus amigas en la disco de providencia, hace unas horas antes de ello habíamos llegado a tu casa con la firme idea de alejarnos de todo aquello que nos hiciera daño, de todos aquellas malos hábitos que terminen por convertirnos en eso que nos negamos a ser: Malos ejemplos.

Días atrás me salvaste la vida, sacándome de un hotelito del centro de baires, compraste unos pasajes sin retorno a santiago y me instalaste en tu casa, caminamos como zombis por la avenidaapoquindo, fumándonos todos los cigarrillos que tenias en los bolsillos y terminamos después de muchas vueltas en una estación de la línea 4 del metro, en donde te confesé el porque me empecinaba en darle de comer al dolor, mezclando coloridas pastillas como un descabellado suicida encerrado en las 4 paredes de ese hospedaje para mochileros cerca a la avenidacorrientes, abrazaste tu robusto cuerpo al mió haciéndome saber que siempre, siempre contaría contigo para cualquier cosa, y después de buscar inútilmente -con tus manos- entre mi pecho, mi cuello y mi estomago, algo que haga explotar mis cosquillas… dijiste entre risas.

-¡Hacerte reír a ti es más difícil que darle vida a un cadáver!-

No pude evitar lo inevitable y comencé a reír como un loco al observar la expresión de tu rostro, sin importarme lo que digan las personas que apiladas en la estación esperaban el vagón que los lleve ó los acerque a casa. Tus manos frotaban mis brazos acariciándolos con cariño, y tu voz, que dejo de repetirme una y otra que me quieres hizo un corto silencio para, y después de mirarme de arriba abajo decirme antes de estallar en carcajadas:

–No se puede contigo roy. Que hueá, súbete please la bragueta de los pantalones-

Hace unas horas atrás, tenías una despedida de soltera en una concurrida rave de providencia, y no dudaste en llevarme de la mano, aun sabiendo que era una reunión sólo de chicas, bebiste mucho y fumaste poco, pero fue suficiente para perderme de ti, y acariciar por instantes la idea de “volver a mí”, observándote del otro lado reír a rabiar con las demás, coquetear con algunos chicos malos (seguro asiduos concurrentes) y moverte -imitando el atrayente baile de una de tus amigas- tratando de verte + sensual al ritmo de masiveattack, confundiendo tu jadeante cuerpo pegado al de otros personajes.

Mirarte así, intentar inultimente verte sensual, sexual ó diferente me dejo sin palabras, eres una grupie guapa es verdad, pero no eres tan delgada como las demás, y eso hace que tus movimientos se vean más que sensuales “gro-se-ros” o poco elegantes, y pensando en todas aquellas personas que como tú y al calor de unos tragos creen ser los tipos (as) + deseados (as) y/o atractivos (as) de la noche me dije, alzando la voz como hablando conmigo mismo y sin temor a ser oído por los demás:

-¡No! No se puede ser tan hijodeputa… uno tiene que nacer con eso-

Seguro por unos siniestros instante se repitió mi nombre en tu cabeza, y te acordaste de ese inseparable amigo peruano que te ha acompañado casi a rastras a todos los concierto que has querido, me buscaste sin dejar de bailar o mejor dicho de moverte, y cuando tus pupilas me ubicaron, no dudaste en arrancarme del cómodo sillón de la barra, y de la buena charla que mantenía con una de tus amigas, me arrastraste hasta la pista y fui testigo mudo de aquel patético episodio de verte bailar frotando tu cuerpo con el mió. Es cierto, no te dije nada porque te quiero pero eso… eso era fatal. Tus brazos que se entrelazaban por detrás de mi cuello, y tus labios que me decían como en secreto que esta noche vas a cumplir cualquiera de mis fantasías, no se sorprendieron cuando -casi como un rayo- te dije lo ya habían dibujado los deseos en mi mente:

-¡Quiero acostarme con la delgada chica que estaba hablando conmigo en la barra!-

Ahora se que tú eres esa clase de personas que entienda mal las señales, que interpreta mal los mensajes. No hay vuelta que darle, yo exprese claramente que quería revolcarme con tu amiga, y tú entendiste que yo quería revolcarme contigo y con tu amiga.


Aparecimos después en tu cuarto con erika, esparciste en la alfombra varias de las tapas de los discos de thecure y en el momento que yo me deleitaba tomándole fotos al divino cuerpo de mi nueva polola, tú desvestías su delgado cuerpo y apretabas sus labios con los tuyos, acercándola más al sillón desde donde yo esperaba ansiosos que aquel juego termine por ser el último exceso de mi sucia vida.

Observabas complacida como luego erika y yo nos convertíamos en salvajes animales en celo, mordiendo con demencia cada parte de nosotros que, íbamos descubriendo al tiempo que regábamos toda nuestra ropa en suelo; y sin prisa, podía yo adivinar que, introducías en el reproductor el nuevo disco que compraste, presionando creo sin querer la función REPEAT.

Algo en ti te hizo saber que te dejábamos atrás para dedicarnos + enteramente al furtivo ardor que nos consumía, y te levantaste presurosa del sillón, con cuidando de apoyar tus pasos en las tapas de los discos que habías regado en el suelo, te acercaste a nosotros y explayaste tu brazos por detrás de ella que, mordía de mis labios mientras su cuerpo se elevaba por instantes encima del mió, dejándose penetrar una y otra vez.

Te uniste a nuestro desenfrenado juego sexual, y vi tus ojos brillar cuando erika alejo su sexo del mió, extendió su cuerpo a mi lado, y tú tomaste la posta, bajando tus labios desde mi pecho hasta la parte media de mi cuerpo que, uniste a tu carne en un frenético ejercicio que estoy seguro lo habías ensayado muchas veces antes –en la intimidad de tu cuarto- pensando en este momento.

La lujuria, ese deleitable manjar que se convierte en pesadilla cuando no encuentras salida, ni limites, había calado hondo en nuestras mentes esa noche, se había empachado de nuestros cuerpos, y había dejado un virus encasillado en nuestros instintos. La insania y poca moral en que se había forjado mi experiencia sexual, estaba empezando a aflorar los limites nuevamente, y sin querer marcaba pautas para hacerme entender que yo, que yo ya no tenia salida.


-La largué cachai, la largué porque la sorprendí buscando entre en nuestras cosas- respondiste tratando de ordenar los discos regados en el suelo, cuando después de esperar por varios minutos a que alguien salga del baño te pregunte por mi efímera polola.

-¿Donde esta erika?-

Estoy seguro que eso no fue así, me resisto a la idea de creer que una frívola chica de excéntricos gusto al vestir, que se gasta demasiada pasta en discotecas y que no aparenta necesidades, tenga el mal habito de saquear el cuarto de los amigos a quienes a convertido en furtivos amates, estoy seguro que en realidad la sacaste de tu cuarto porque querías quedarte conmigo, querías saber ahora que ya hemos cruzado el límite de: amigos-que-duermen-juntos-pero-que-nunca-tienen-sexo hasta donde podía llegar esto. Necesitabas espacio e intimidad para hablarlo conmigo abiertamente, por eso la sacaste, porque ahora que ya has logrado lo que querías, eliminas a ese eslabón que te ha llevado, que ha sido el hilo conductor para tenerme de esclavo sexual esta noche.


El CD, que ya debe llevar girando 5 horas sin parar, nos deja escuchar nuevamente la onírica voz del vocalista de lucybell que dice: Desentiérrame, adivina mis sueños, y permíteme en tu espalda, rasguitos, que en todo amanece, que en todo amanece. No siempre es fácil avanzar cuando comienza a calentar. Letras que quizás sean el móvil de lo que te ha llevado hasta aquí, a estar frente a frente echados en tu cama, buscando cada uno respuestas que quizás no quisiéramos escuchar nunca.

No sé porque, pero he llegado a creer que hay un excelso momento, un divino instante, un indefinible tiempo en que personas como tú, necesitan ver su honra, su honor, su ego y su amor propio mancillado, vejado o pisoteado; es en ese indeterminado periodo que algo se quiebra en sus cabezas, que algo no trabaja bien en su ser, y necesitan de alguien que les haga ver… que les de el placer sublime de saberse humillados, de sentirse mierda, nada, escoria; y para eso estaba yo, para hacerte sentir como tú anhelas sentirte.

Es triste, pero la verdad es que en cualquier momento se romperá el silencio, y escucharas de mí respondiendo a tus preguntas. Te diré que olvidemos este episodio, no te mentiré diciendo que no recuerdo mucho de lo acontecido porque no soy tan hijodeputa para negar la realidad, te diré sin animo a equivocarme que NO-ME-GUSTAS, seré sincero y te diré que en realidad amo a mydearanna que si es delgada, y no obviare la verdad, no la esconderé dentro de mi boca, y te diré qué no pienso pasar por lo mismo otra vez, no voy a fingir amor por alguien como tú a quien quiero en demasía, pero no deseo, no voy a acostarme otra vez con alguien por quien no tengo deseo alguno. Ya he vivido 5 años la misma canción y no pienso cantarla otra vez.

Pronto tendré que dejar tu ciudad por newyork, seguro me acompañaras como siempre a caminar por manhatan, daremos algunas vueltas por el centralpark, y me despediré de ti en el aeropuerto JFK para volver a sunvalley, te encontrare luego al final de la temporada cuando regresemos a sudamerica, me invitaras a un concierto y por supuesto nunca te diré que no. Porque eres mi amiga de verdad… y te quiero.


IMÁGENES PAGANAS: alguna vez en santiago nos encerramos en tu cuarto 2 días sin salir, comprábamos pizza por teléfono, mirábamos la calle desde tu ventana, nos tomábamos muchas fotos, escuchábamos música todo el día, y esperábamos sin prisa alguna que nuestras labores -lejos de sudamerica- nos acerquen + a los recitales de esos ídolos que te han convertido en lo siempre quisiste ser… una encantadora grupie chilena.


-no todo esta perdido roy- decías cada vez que yo regresaba a lima, te volvía a encontrar en cualquier aeropuerto, y me fumaba todos los cigarrillos escondidos en tus bolsillos.


Alguna vez escuche de cerati comentar que le parecía interesante la mezcla de ritmos que hacen estos muchachos, sin dudarlo calle13 en el parquedelima encendió la noche entre saltos y hits reconocidos por un publico que parece adicto a estos compases.

ARTE RETOQUE & DESENFOQUE: BABU

viernes, 3 de julio de 2009

iniciacion

"Cuando Dios le entrega a uno un don, también le da un látigo; y el látigo es únicamente para auto-flagelarse."

TRUMAN CAPOTE

LIMA

EN UN PRINCIPIO NO TODOS ERAN GAYS, NI
bisexuales. Yo por ejemplo, llegué aquí de pura casualidad, llevado por ese impulso de conocer algo + de lo que a mi me rodeaba, dejé de dar vueltas por bajadabalta, ese point al que siempre volvía cuando quería perderme de lima, caminé algunos pasos + hacia el ovalo de miraflores y me ubique en un cómodo asiento que me daba una extraordinaria vista de la calledelaspizzas, prendí unos cuantos fallos antes, y mi me detuve a pensar en algunos de los tipos que al igual que yo -y sentados en otros lugares de este parque- sentían que el mundo, + allá de lima, debe ser diferente, en que quizás, esto de perderme de los demás, seria + que una constante en mi vida. Seria de alguna forma… mi iniciación.


Alrededor de este parque había unos cuantos chicos –mezclándose con la gente bien- dispuestos a todo lo que este sistema les negaba, unos cuantos chicos confundidos y decepcionados de esta perversa ciudad, que te deja a oscuras en las noches de inviernos con apagones, que te llena de drogas y falsos dioses al caminar por sus sucias calles, que te asquea al leer los diarios y enterarte que no tienes porque sentirte orgulloso de nacer en un país donde ser “cholo” es sinónimo de ser discriminado, donde ser limeño vale + que ser peruano, pero ser peruano vale menos que ser nadie. Donde tienes que escaparte de los toques-de-queda, donde tienes que golpear y acusar a los demás, donde no hay nada ni nadie que te haga ver que de alguna forma tú… estas rompiendo las reglas.

No había pasado mucho tiempo sentado, cruzando las piernas como mi abuelo, observando a familias, niños y algunos solitarios caminar a mi alrededor, hasta que preste especial atención a una pareja que caminaba de la mano a la salida del cine elpacifico, con rumbo “seguro” a alguna pizzería, y a 2 mujeres de apariencia impecable (al otro lado de la calle), que conversaban muy entusiastas, entre risas y miradas encubridoras, hasta que cada una termino por despedirse no con 1, sino con 2 besos en las mejillas.

No separé las piernas como lo hacen los chicos malos en lima, no obtuve una actitud desfachada, solo perdí mi mirada en un vacío -indiferente a los demás- tratando de acabarme sin prisa el cigarrillo entre mis dedos, cuando percibí que una de las 2 mujeres que había visto discurrir hace unos instantes atrás (después de despedirse), acercó sus pasos hacia el frontis del parque, paseó su figura por entre algunas personas que pululan entre este espacio, y se sentó a mi costado.

Podría parecer que esperaba alguien en particular, pero al mismo se observaba en ella una actitud segura y poco distante a la mía que, a su costado se remitía a disfrutar del calor del cigarrillo entre mis lerdos labios. Creí ver como su cabeza giraba hacia mí, como su mirada se clavaba en mí -casi por una eternidad- sonrió por unos instantes, y eso era evidente; su lengua que confiada buscaba inútilmente una salida entre sus dientes, dejo de hacer fricción dentro de su boca, cuando se abrieron luego sus labios para expresar:

-¿Como te llamas?-

Su voz, que tenía un atractivo tono de mujer segura y potente, me daba la confianza necesaria para mostrarme como yo ya lo había estudiado antes en mi mente. Llevó sus dedos hacia dentro de su bolso de cuero para sacar unos cigarrillos camell que prendió con un lindo encendedor de color rojo. Sus piernas cruzadas denotaban curiosamente que estaba atenta a lo que yo decía; y mi mente, que en algún momento pensó apresurar el paso, se detuvo a pensar escuchando su voz, en lo atractivo que resulta ver a alguien que no conoces -y que aparenta solidez y una vida feliz- inventarse argumentos de seducción con un desconocido adolescente como yo, en lo genial que seria ir al studioone, esa disco de la avenidabenavides a la que algunas veces me había escapado tratando de perderme de esta ciudad.

-Te gustaría ir a bailar- Dijo.


El local, que no era muy grande, estaba próximo a verse lleno ese fin de semana cuando entramos, nos sentamos en la barra y bebimos un exquisito whisky y algunos otros tragos por los que ella sentía cierta debilidad (bebidas que prosupuesto pago ella), la observaba sonreír con una copa entre las manos, y forzar algunas comentarios sobre las personas a nuestro alrededor, hasta que coloqué mi cigarrillo entre sus dedos y le comenté –acercándome sutilmente a sus oídos- que volvía enseguida. Su reacción instantánea fue detenerme, tomando una de mis manos por segundos, guiñó uno de sus ojos expresando clara excitación, y luego me vio disipando mi imagen en aquella pequeña multitud, al final las luces que confundían los rostros de los demás, y no dejaban identificar sexos, edades y deseos, nos acogió entre sus brazos.

Ya de regreso a su auto jamás escuche eso de: ¿donde te dejo?

Bajó la velocidad del auto y el volumen de la radio cuando ya estábamos cerca de su departamento, paseo luego una de sus manos entre mis piernas, subiendo pausadamente hasta llegar a mi sexo, sus dientes que mordían con insania sus labios, abandonaron esta infructuosa tarea cuando se dibujo una seductora sonrisa en su rostro, la vi entrecerrar los ojos, hacer una leve y perturbante fricción entre sus piernas que yo observaba gustoso, atento e impávido, hasta que abrió lentamente los labios para decir casi farfullando:

-Vamos chico, no te hagas de rogar… dame un beso-

Uno de mis brazos se extendía ahora por detrás de mi asiento, y una de mis manos se detenía a acariciar sus manos que, frotaban sumisamente mi sexo; me deje llevar por ese bizarro flirteo, y mientras sus labios se abrían camino en mi cuello y mis sentidos podían disfrutar del delicioso olor de cuerpo, mi mente se puso a divagar en…

-¿Que es lo que me llevado a hacer esto?-

El sexo, ese regalo de los dioses que descubres en algún momento de tu vida, y que vas perfeccionando cada vez que intentas practicarlo, había sido, hasta ese momento y a pesar de las deliciosas fantasías que tenía en mi mente… una mierda para mí. Si bien es cierto, y como ya lo he dicho antes, desde que tenia 10 años empecé torpemente a masturbarme con las revistas del capitántrueno; y aun, cuando descubrí el sexo con una encantadora yonqui y jamás deje de practicarlo, aun había algo en mi que sentía que esto no era como yo quería, tenia que aceptarlo, era un plomo en estas artes, demasiado rápido, demasiado efusivo, demasiado complaciente, demasiado rudo, demasiado lento, demasiado malo. Situación que me llevaba a la depresión después de terminar mi triste desempeño, y ver con desanimo a mi novia-de-turno tirada al lado mío en la cama -fingir complacencia- con una expresión dubitativa (y sin tener siquiera que abrir la boca) que siempre se había repetido, y que no dejaba de torturarme. Yo, que siempre he querido encontrar algo más de lo que ya tenía, y que aun no lograba expresar abiertamente lo que quería, miraba siempre los ojos de las demás, pensando en que de repente es otro el camino que debo de seguir, mientras se repetía en mi mente:

- ¿eso es todo?- -¿eso… no puede ser todo?-


Su departamento era lo que se dice un palacio en comparación con los demás espacios en donde había encontrado aplacar mis calores, me quede sentado en el mueble del living observando cada detalle de este, desde el color de las paredes, las extrañas figuras de los cuadros, el estilo de los sillones, jugaba entonces con una cajetilla de cigarrillos (casi vacía) entre mis manos, y esperaba por extendidos minutos a ella que había entrado a su cuarto a ponerse + cómoda, a ella que seguro buscara entre prendas algo que la haga sentirse irresistible, a ella que seguro hará su brillante entrada, vistiendo un exquisito traje de dormir.

Se detiene en la puerta de la sala y me mira detenidamente con los labios entreabiertos, el silencio que a mi jamás me ha asustado, se apodera de esos instantes, se pasea con calma entre su mirada y la mía y se rompe cuando ella me hace saber que ya no quiere tomar mas, porque ha sido suficiente por esta noche, acerca sus pasos hacia su stereo, que esta casi frente a mi, busca en un estante que le sirve para archivar LPs uno que había traído especialmente importado, observa por instantes la colorida imagen que esta impresa en la tapa de cartón (mientras retira el gran disco) y lo coloca en el plato, acerca la aguja hacia el disco de carbón que ahora gira sobre la bandeja, y se detiene unos instantes a escuchar atentamente la melodía de la primera canción.


Gira lánguida sobre sí misma hacia mi, separa de sus manos el estuche del LP de icehuse y me observa silente, retozar con un cigarrillo apagado entre mis dedos, ladea su cabeza mansamente, así como quien te dice en silencio NO, paseando la lengua en su boca entreabierta mientras tararea well, you've gotta be crazy, baby to want a guy like me Yeah, you've gotta be out of your mind crazy Well, there must be some kind of mistake to give your heart away yeah, you've gotta be out of your mind crazy y yo, que trato de acomodar ociosamente mis enredados cabellos la observo sereno venir a mi.

Se sienta a mi lado y después de mirarme por algunos segundos, respira hondo sin prisa alguna, acerca sus labios hacia los míos y susurrando le escucho decirme:

-¿Que vas ser conmigo roy?-

Esa pequeña propuesta, que jamás la había escuchado antes en las demás, me abrió las puertas aun sin fin de posibilidades, me dio la confianza precisa para dar ese paso que hay entre lo quieres tener y lo que tienes que hacer cuando lo tienes en tus manos.

Pasaron varias noches hasta que decidí a regresar otra vez al parquekennedy, no tenía su número de teléfono, no recordaba el color de su carro, ni en que piso estaba su departamento, no sabia siquiera su nombre completo, pero algo era claro, yo tenia una gran necesidad de dinero, de dinero fácil, una insaciable curiosidad por saber que sigue, que hay + allá de esto; unos jeans apretados y una chaqueta nueva (extendida en el espacio contiguo y vacío a mi lado) me acompañaban, hasta que ella apareció.

-¿Otra vez aquí?- me dijo dibujado una sonrisa entre sus labios.

Era divorciada, no tenía hijos, un buen empleo, un divino departamento, 2 hermanas y una madre que vivían lejos de lima, muchas amigas y un vacío en su vida que la llenaba algunas veces los sábados por las noches con cualquiera que le sirva de eventual escape emocional, que le sirva de novio-ocasional, hasta que llegue yo.

De ella supe “solo” lo que ella quería que supiese, de mi supo “solo” lo que yo quería que supiese, que tenia casi 18 años, que no iría a baires a estudiar (porque mis padres no me lo permitían), que intentaría probar suerte en lima, estudiando ciencias-de-la-comunicación en alguna universidad de aquí, porque después de todo quería ser también publicista.

Me pasaba la mitad de las noches explorando al limite todos sus sentidos, y la otra mitad tratando de grabarme cada cosa que observaba de ella que, algunas veces despertaba, me miraba sentado en el sillón, prestando atención a su cuerpo extendido entre las almohadas; de alguna forma creo que su mente interpretaba mis silencios, levantaba una de sus manos hacia mi, haciéndome saber que quería tenerme allí, en su cama, y me preguntaba casi somnolienta -cubriendo siempre con una de sus manos sus labios- ¿que hacia sentado en medio de la noche?

-A veces, a veces no puedo dormir- le respondía yo.

Jamás me dejaba contestar el teléfono de su casa, yo solo escuchaba las voces de los demás –al otro lado del receptor- cuando ella interactuaba con ellos mientras hacíamos el amor, jamás me quede en su cama mas allá de las 11 de la mañana, jamás salíamos juntos a tomar un té, un café, al cine o a caminar, siempre me encontraba los viernes y sábados por la noche en el mismo parque. Se escuchaba el sonido de un claxon que no me era indiferente, se abrían las puerta de su coche –que bien conocía yo- y rondaba cerca de mi, me instalaba rápidamente en su interior, en el asiento contiguo a ella que, no cabía en la dicha de verme a su lado, la expresión delirante en su rostro -en esos instantes- era una muestra innegable de la complicidad que tenia conmigo, paseaba una de sus manos por debajo de mi mentón, me mordía los labios al besar y me decía –como quien da cátedra de lo vivido- enredando sus dedos entre mis desordenados cabellos… si eres un maldito tienes que verte como un ser bondadoso, si eres un asesino tienes que verte como una victima, si eres un psicópata tienes que verte como un ser confiable, si eres un sádico tienes que verte como un chico encantador.

40 años no pasan en balde, eso es verdad, y ella que lo sabia muy bien, después de hacerme saber que ni lima ni este país iban a cambiar de la noche a la mañana, que pasara mucho para que dejen de señalarme con el dedo los demás si sigo haciendo lo mismo dijo, haciéndome saber que por + argumentos que invente para cubrir mis secretos, mi verdad es algo que solamente me interesa a mi, únicamente a mi:

-Tienes que proyectar una imagen diferente, una imagen ambigua a lo que eres… si vas a vivir en esta ciudad- señaló sin dejar de prestar atención al ámbar de las luces de un semáforo.

Sus piernas que abrazan mi cuerpo desnudo sobre ella, hacen fricción con mi espalda, atrayendo hacia si una y otra vez mi sexo que, se clava sobre el suyo y espera impaciente ser sometido al ardor de todos sus deseos. Sus brazos, que ahora se extienden en cruz detrás de su cabeza, se agitan al frenético ritmo de nuestros cuerpos; y sus labios después de morder mis hombros bañados en el rojo de su labial, ahora se dejan desfallecer sobre la alfombra. Una de sus manos que roza levemente su acalorado rostro, y trata vanamente de acomodar sus cabellos, se pasea ahora extendiéndose por la superficie de la alfombra, dibujando desordenadas figuras sobre el suelo.

Ha intentado darle luz al desanimo que ha conocido de mi, ha percibido seguro que ese protervo silencio que crece en mi terminara algún día por llevarme a un abismo. Su agitada respiración que es el fondo acústico de esta noche busca respuestas a mis demonios, y su mente que, se expresa a través de sus sentidos, me repite las 3 cosas que jamás debo olvidar con las mujeres, y lo que ya escuchado tantas veces de sus labios:

1. jamás dejes de mirar a una mujer cuando te hable, que tu rostro denote agrado, interés y curiosidad por lo que dice… aun cuando tu mente este en otro lado.

2. nunca mientas si no tienes respuestas a sus preguntas, quédate callado, es mejor la duda que la mantendrá atenta a ti, a una mentira que llenara de decepción todos sus pensamientos.

3. cualquier regalo, detalle o artilugio que tengas con ella, será nada comparado a que la lleves de la mano cada vez que camine a tu lado.

Es curioso saber como esta gente cree que, alguna parte de ti esta sometida a sus caprichos, a su tiempo, a sus deseos, sin importarle que tú -ese ser al que ellos pagan por un obsesivo y bizarro momento de placer- también tiene sueños, que tú también quieres eso que buscan ellos, que algunos encuentran con suerte, y que pensando en que quizás pueda ser diferente con otra persona, te embarcas en una nueva aventura pensando en ti… en lo que buscas.

Me subí en el coche de otra señora un miércoles por la noche, me regalo los LPs de U2 y davidbowie, después me llevo a comer en el KFC, y cuando la observaba –ridícula igual que las demás- inventarse algunos argumentos de seducción conmigo, y abrazaba una de mis pierna con las suyas por debajo de la mesa la vi a ella, la vi al otro lado de la mesa vestida completamente del azul oscuro de su vestido, acompañada por una secuela de mujeres que eran seguro de su entorno laboral, jamás hubo la mas mínima intención de un saludo, ni una levantada de cejas, ni una sonrisa cómplice, ni un hola, ni un ciao a lo lejos, solo pude ver de ella el movimiento silente de sus labios al hablar alejándose junto a las demás, solo quedo para el recuerdo aquellos 2 besos que siempre me estampaba en las mejillas antes de dejarme salir de su departamento, mientras se perdía su figura por las vertiginosas y quebradas luces de esta ciudad, separándonos en la noche.

Demás esta decir que no la vi más volver a mi encuentro ni los vienes, ni los sábados en miraflores, me dejo al igual que las demás, al igual que todas, cuando supo entender que yo, que yo era una causa perdida, un falso y miserable ángel de retorcidas intenciones. Ingrese a la universidad y ahora con 19 años y 3 ciclos a cuestas me doy por enterado que jamás saldré de publicista como quería, esta no es sino una escuela de periodistas…

Es viernes por la noche, y yo sentado aquí en este frió invierno, en el mismo lugar que antes me había acercado a ella, me digo -a mi mismo- pensando en esta ciudad, en los amigos que voy perdiendo, en la universidad que voy a dejar porque no me dará nunca el titulo que anhelo, en todos los lugares donde me gustaría vivir, en todos los que vivimos en limalahorrible, en este país que se vine abajo, pienso en aquellos ilusos como tú que aun tienen fe en los demás, en todos las personas que intentan olvidar que son “nada” pagándole favores aun adolescente como yo con vocación de kamizake, en los tipos de dudosa apariencia masculina que ahora se miran entre si y caminan a mi alrededor buscando cubrir un vació, y caigo en que a todos, a todos nos va el sado.


IMÁGENES PAGANAS: manofcolours. Cuando tienes 17 años no te pones a pensar en el que dirán los demás, si tienes y sientes ganas de hacer algo diferente lo haces, después y valgan verdades terminaras por darte cuenta de que la única forma de encontrar el camino es levantándote de tus errores una y otra vez.


Esta instantánea, robada de algún álbum familiar, es la prueba irrefutable de que alguna vez tenía más cabello en la cabeza, de que alguna vez era más delgado que un lápiz, y de que alguna vez -no hace mucho- tenía 17 años, muchas dudas en la mente, y muchas mas respuestas por encontrar.


Para suerte mía pude entrar casi gratis, y ver a bredanderson en lima, si el x-líder de suede esa banda que hizo lo que quiso con la glammúsic en los 90s estuvo por aquí, solo decir que es, aparenta, y se puede sentir al hijo musical de bowie en sus venas. Un concierto inolvidable.
Y para variar, el video de crazy, el tema de icehouse que sonaba el el tornamesa de mi estimada amiga:

video

ARTE RETOQUE & DESENFOQUE: BABU