viernes, 3 de julio de 2009

iniciacion

"Cuando Dios le entrega a uno un don, también le da un látigo; y el látigo es únicamente para auto-flagelarse."

TRUMAN CAPOTE

LIMA

EN UN PRINCIPIO NO TODOS ERAN GAYS, NI
bisexuales. Yo por ejemplo, llegué aquí de pura casualidad, llevado por ese impulso de conocer algo + de lo que a mi me rodeaba, dejé de dar vueltas por bajadabalta, ese point al que siempre volvía cuando quería perderme de lima, caminé algunos pasos + hacia el ovalo de miraflores y me ubique en un cómodo asiento que me daba una extraordinaria vista de la calledelaspizzas, prendí unos cuantos fallos antes, y mi me detuve a pensar en algunos de los tipos que al igual que yo -y sentados en otros lugares de este parque- sentían que el mundo, + allá de lima, debe ser diferente, en que quizás, esto de perderme de los demás, seria + que una constante en mi vida. Seria de alguna forma… mi iniciación.


Alrededor de este parque había unos cuantos chicos –mezclándose con la gente bien- dispuestos a todo lo que este sistema les negaba, unos cuantos chicos confundidos y decepcionados de esta perversa ciudad, que te deja a oscuras en las noches de inviernos con apagones, que te llena de drogas y falsos dioses al caminar por sus sucias calles, que te asquea al leer los diarios y enterarte que no tienes porque sentirte orgulloso de nacer en un país donde ser “cholo” es sinónimo de ser discriminado, donde ser limeño vale + que ser peruano, pero ser peruano vale menos que ser nadie. Donde tienes que escaparte de los toques-de-queda, donde tienes que golpear y acusar a los demás, donde no hay nada ni nadie que te haga ver que de alguna forma tú… estas rompiendo las reglas.

No había pasado mucho tiempo sentado, cruzando las piernas como mi abuelo, observando a familias, niños y algunos solitarios caminar a mi alrededor, hasta que preste especial atención a una pareja que caminaba de la mano a la salida del cine elpacifico, con rumbo “seguro” a alguna pizzería, y a 2 mujeres de apariencia impecable (al otro lado de la calle), que conversaban muy entusiastas, entre risas y miradas encubridoras, hasta que cada una termino por despedirse no con 1, sino con 2 besos en las mejillas.

No separé las piernas como lo hacen los chicos malos en lima, no obtuve una actitud desfachada, solo perdí mi mirada en un vacío -indiferente a los demás- tratando de acabarme sin prisa el cigarrillo entre mis dedos, cuando percibí que una de las 2 mujeres que había visto discurrir hace unos instantes atrás (después de despedirse), acercó sus pasos hacia el frontis del parque, paseó su figura por entre algunas personas que pululan entre este espacio, y se sentó a mi costado.

Podría parecer que esperaba alguien en particular, pero al mismo se observaba en ella una actitud segura y poco distante a la mía que, a su costado se remitía a disfrutar del calor del cigarrillo entre mis lerdos labios. Creí ver como su cabeza giraba hacia mí, como su mirada se clavaba en mí -casi por una eternidad- sonrió por unos instantes, y eso era evidente; su lengua que confiada buscaba inútilmente una salida entre sus dientes, dejo de hacer fricción dentro de su boca, cuando se abrieron luego sus labios para expresar:

-¿Como te llamas?-

Su voz, que tenía un atractivo tono de mujer segura y potente, me daba la confianza necesaria para mostrarme como yo ya lo había estudiado antes en mi mente. Llevó sus dedos hacia dentro de su bolso de cuero para sacar unos cigarrillos camell que prendió con un lindo encendedor de color rojo. Sus piernas cruzadas denotaban curiosamente que estaba atenta a lo que yo decía; y mi mente, que en algún momento pensó apresurar el paso, se detuvo a pensar escuchando su voz, en lo atractivo que resulta ver a alguien que no conoces -y que aparenta solidez y una vida feliz- inventarse argumentos de seducción con un desconocido adolescente como yo, en lo genial que seria ir al studioone, esa disco de la avenidabenavides a la que algunas veces me había escapado tratando de perderme de esta ciudad.

-Te gustaría ir a bailar- Dijo.


El local, que no era muy grande, estaba próximo a verse lleno ese fin de semana cuando entramos, nos sentamos en la barra y bebimos un exquisito whisky y algunos otros tragos por los que ella sentía cierta debilidad (bebidas que prosupuesto pago ella), la observaba sonreír con una copa entre las manos, y forzar algunas comentarios sobre las personas a nuestro alrededor, hasta que coloqué mi cigarrillo entre sus dedos y le comenté –acercándome sutilmente a sus oídos- que volvía enseguida. Su reacción instantánea fue detenerme, tomando una de mis manos por segundos, guiñó uno de sus ojos expresando clara excitación, y luego me vio disipando mi imagen en aquella pequeña multitud, al final las luces que confundían los rostros de los demás, y no dejaban identificar sexos, edades y deseos, nos acogió entre sus brazos.

Ya de regreso a su auto jamás escuche eso de: ¿donde te dejo?

Bajó la velocidad del auto y el volumen de la radio cuando ya estábamos cerca de su departamento, paseo luego una de sus manos entre mis piernas, subiendo pausadamente hasta llegar a mi sexo, sus dientes que mordían con insania sus labios, abandonaron esta infructuosa tarea cuando se dibujo una seductora sonrisa en su rostro, la vi entrecerrar los ojos, hacer una leve y perturbante fricción entre sus piernas que yo observaba gustoso, atento e impávido, hasta que abrió lentamente los labios para decir casi farfullando:

-Vamos chico, no te hagas de rogar… dame un beso-

Uno de mis brazos se extendía ahora por detrás de mi asiento, y una de mis manos se detenía a acariciar sus manos que, frotaban sumisamente mi sexo; me deje llevar por ese bizarro flirteo, y mientras sus labios se abrían camino en mi cuello y mis sentidos podían disfrutar del delicioso olor de cuerpo, mi mente se puso a divagar en…

-¿Que es lo que me llevado a hacer esto?-

El sexo, ese regalo de los dioses que descubres en algún momento de tu vida, y que vas perfeccionando cada vez que intentas practicarlo, había sido, hasta ese momento y a pesar de las deliciosas fantasías que tenía en mi mente… una mierda para mí. Si bien es cierto, y como ya lo he dicho antes, desde que tenia 10 años empecé torpemente a masturbarme con las revistas del capitántrueno; y aun, cuando descubrí el sexo con una encantadora yonqui y jamás deje de practicarlo, aun había algo en mi que sentía que esto no era como yo quería, tenia que aceptarlo, era un plomo en estas artes, demasiado rápido, demasiado efusivo, demasiado complaciente, demasiado rudo, demasiado lento, demasiado malo. Situación que me llevaba a la depresión después de terminar mi triste desempeño, y ver con desanimo a mi novia-de-turno tirada al lado mío en la cama -fingir complacencia- con una expresión dubitativa (y sin tener siquiera que abrir la boca) que siempre se había repetido, y que no dejaba de torturarme. Yo, que siempre he querido encontrar algo más de lo que ya tenía, y que aun no lograba expresar abiertamente lo que quería, miraba siempre los ojos de las demás, pensando en que de repente es otro el camino que debo de seguir, mientras se repetía en mi mente:

- ¿eso es todo?- -¿eso… no puede ser todo?-


Su departamento era lo que se dice un palacio en comparación con los demás espacios en donde había encontrado aplacar mis calores, me quede sentado en el mueble del living observando cada detalle de este, desde el color de las paredes, las extrañas figuras de los cuadros, el estilo de los sillones, jugaba entonces con una cajetilla de cigarrillos (casi vacía) entre mis manos, y esperaba por extendidos minutos a ella que había entrado a su cuarto a ponerse + cómoda, a ella que seguro buscara entre prendas algo que la haga sentirse irresistible, a ella que seguro hará su brillante entrada, vistiendo un exquisito traje de dormir.

Se detiene en la puerta de la sala y me mira detenidamente con los labios entreabiertos, el silencio que a mi jamás me ha asustado, se apodera de esos instantes, se pasea con calma entre su mirada y la mía y se rompe cuando ella me hace saber que ya no quiere tomar mas, porque ha sido suficiente por esta noche, acerca sus pasos hacia su stereo, que esta casi frente a mi, busca en un estante que le sirve para archivar LPs uno que había traído especialmente importado, observa por instantes la colorida imagen que esta impresa en la tapa de cartón (mientras retira el gran disco) y lo coloca en el plato, acerca la aguja hacia el disco de carbón que ahora gira sobre la bandeja, y se detiene unos instantes a escuchar atentamente la melodía de la primera canción.


Gira lánguida sobre sí misma hacia mi, separa de sus manos el estuche del LP de icehuse y me observa silente, retozar con un cigarrillo apagado entre mis dedos, ladea su cabeza mansamente, así como quien te dice en silencio NO, paseando la lengua en su boca entreabierta mientras tararea well, you've gotta be crazy, baby to want a guy like me Yeah, you've gotta be out of your mind crazy Well, there must be some kind of mistake to give your heart away yeah, you've gotta be out of your mind crazy y yo, que trato de acomodar ociosamente mis enredados cabellos la observo sereno venir a mi.

Se sienta a mi lado y después de mirarme por algunos segundos, respira hondo sin prisa alguna, acerca sus labios hacia los míos y susurrando le escucho decirme:

-¿Que vas ser conmigo roy?-

Esa pequeña propuesta, que jamás la había escuchado antes en las demás, me abrió las puertas aun sin fin de posibilidades, me dio la confianza precisa para dar ese paso que hay entre lo quieres tener y lo que tienes que hacer cuando lo tienes en tus manos.

Pasaron varias noches hasta que decidí a regresar otra vez al parquekennedy, no tenía su número de teléfono, no recordaba el color de su carro, ni en que piso estaba su departamento, no sabia siquiera su nombre completo, pero algo era claro, yo tenia una gran necesidad de dinero, de dinero fácil, una insaciable curiosidad por saber que sigue, que hay + allá de esto; unos jeans apretados y una chaqueta nueva (extendida en el espacio contiguo y vacío a mi lado) me acompañaban, hasta que ella apareció.

-¿Otra vez aquí?- me dijo dibujado una sonrisa entre sus labios.

Era divorciada, no tenía hijos, un buen empleo, un divino departamento, 2 hermanas y una madre que vivían lejos de lima, muchas amigas y un vacío en su vida que la llenaba algunas veces los sábados por las noches con cualquiera que le sirva de eventual escape emocional, que le sirva de novio-ocasional, hasta que llegue yo.

De ella supe “solo” lo que ella quería que supiese, de mi supo “solo” lo que yo quería que supiese, que tenia casi 18 años, que no iría a baires a estudiar (porque mis padres no me lo permitían), que intentaría probar suerte en lima, estudiando ciencias-de-la-comunicación en alguna universidad de aquí, porque después de todo quería ser también publicista.

Me pasaba la mitad de las noches explorando al limite todos sus sentidos, y la otra mitad tratando de grabarme cada cosa que observaba de ella que, algunas veces despertaba, me miraba sentado en el sillón, prestando atención a su cuerpo extendido entre las almohadas; de alguna forma creo que su mente interpretaba mis silencios, levantaba una de sus manos hacia mi, haciéndome saber que quería tenerme allí, en su cama, y me preguntaba casi somnolienta -cubriendo siempre con una de sus manos sus labios- ¿que hacia sentado en medio de la noche?

-A veces, a veces no puedo dormir- le respondía yo.

Jamás me dejaba contestar el teléfono de su casa, yo solo escuchaba las voces de los demás –al otro lado del receptor- cuando ella interactuaba con ellos mientras hacíamos el amor, jamás me quede en su cama mas allá de las 11 de la mañana, jamás salíamos juntos a tomar un té, un café, al cine o a caminar, siempre me encontraba los viernes y sábados por la noche en el mismo parque. Se escuchaba el sonido de un claxon que no me era indiferente, se abrían las puerta de su coche –que bien conocía yo- y rondaba cerca de mi, me instalaba rápidamente en su interior, en el asiento contiguo a ella que, no cabía en la dicha de verme a su lado, la expresión delirante en su rostro -en esos instantes- era una muestra innegable de la complicidad que tenia conmigo, paseaba una de sus manos por debajo de mi mentón, me mordía los labios al besar y me decía –como quien da cátedra de lo vivido- enredando sus dedos entre mis desordenados cabellos… si eres un maldito tienes que verte como un ser bondadoso, si eres un asesino tienes que verte como una victima, si eres un psicópata tienes que verte como un ser confiable, si eres un sádico tienes que verte como un chico encantador.

40 años no pasan en balde, eso es verdad, y ella que lo sabia muy bien, después de hacerme saber que ni lima ni este país iban a cambiar de la noche a la mañana, que pasara mucho para que dejen de señalarme con el dedo los demás si sigo haciendo lo mismo dijo, haciéndome saber que por + argumentos que invente para cubrir mis secretos, mi verdad es algo que solamente me interesa a mi, únicamente a mi:

-Tienes que proyectar una imagen diferente, una imagen ambigua a lo que eres… si vas a vivir en esta ciudad- señaló sin dejar de prestar atención al ámbar de las luces de un semáforo.

Sus piernas que abrazan mi cuerpo desnudo sobre ella, hacen fricción con mi espalda, atrayendo hacia si una y otra vez mi sexo que, se clava sobre el suyo y espera impaciente ser sometido al ardor de todos sus deseos. Sus brazos, que ahora se extienden en cruz detrás de su cabeza, se agitan al frenético ritmo de nuestros cuerpos; y sus labios después de morder mis hombros bañados en el rojo de su labial, ahora se dejan desfallecer sobre la alfombra. Una de sus manos que roza levemente su acalorado rostro, y trata vanamente de acomodar sus cabellos, se pasea ahora extendiéndose por la superficie de la alfombra, dibujando desordenadas figuras sobre el suelo.

Ha intentado darle luz al desanimo que ha conocido de mi, ha percibido seguro que ese protervo silencio que crece en mi terminara algún día por llevarme a un abismo. Su agitada respiración que es el fondo acústico de esta noche busca respuestas a mis demonios, y su mente que, se expresa a través de sus sentidos, me repite las 3 cosas que jamás debo olvidar con las mujeres, y lo que ya escuchado tantas veces de sus labios:

1. jamás dejes de mirar a una mujer cuando te hable, que tu rostro denote agrado, interés y curiosidad por lo que dice… aun cuando tu mente este en otro lado.

2. nunca mientas si no tienes respuestas a sus preguntas, quédate callado, es mejor la duda que la mantendrá atenta a ti, a una mentira que llenara de decepción todos sus pensamientos.

3. cualquier regalo, detalle o artilugio que tengas con ella, será nada comparado a que la lleves de la mano cada vez que camine a tu lado.

Es curioso saber como esta gente cree que, alguna parte de ti esta sometida a sus caprichos, a su tiempo, a sus deseos, sin importarle que tú -ese ser al que ellos pagan por un obsesivo y bizarro momento de placer- también tiene sueños, que tú también quieres eso que buscan ellos, que algunos encuentran con suerte, y que pensando en que quizás pueda ser diferente con otra persona, te embarcas en una nueva aventura pensando en ti… en lo que buscas.

Me subí en el coche de otra señora un miércoles por la noche, me regalo los LPs de U2 y davidbowie, después me llevo a comer en el KFC, y cuando la observaba –ridícula igual que las demás- inventarse algunos argumentos de seducción conmigo, y abrazaba una de mis pierna con las suyas por debajo de la mesa la vi a ella, la vi al otro lado de la mesa vestida completamente del azul oscuro de su vestido, acompañada por una secuela de mujeres que eran seguro de su entorno laboral, jamás hubo la mas mínima intención de un saludo, ni una levantada de cejas, ni una sonrisa cómplice, ni un hola, ni un ciao a lo lejos, solo pude ver de ella el movimiento silente de sus labios al hablar alejándose junto a las demás, solo quedo para el recuerdo aquellos 2 besos que siempre me estampaba en las mejillas antes de dejarme salir de su departamento, mientras se perdía su figura por las vertiginosas y quebradas luces de esta ciudad, separándonos en la noche.

Demás esta decir que no la vi más volver a mi encuentro ni los vienes, ni los sábados en miraflores, me dejo al igual que las demás, al igual que todas, cuando supo entender que yo, que yo era una causa perdida, un falso y miserable ángel de retorcidas intenciones. Ingrese a la universidad y ahora con 19 años y 3 ciclos a cuestas me doy por enterado que jamás saldré de publicista como quería, esta no es sino una escuela de periodistas…

Es viernes por la noche, y yo sentado aquí en este frió invierno, en el mismo lugar que antes me había acercado a ella, me digo -a mi mismo- pensando en esta ciudad, en los amigos que voy perdiendo, en la universidad que voy a dejar porque no me dará nunca el titulo que anhelo, en todos los lugares donde me gustaría vivir, en todos los que vivimos en limalahorrible, en este país que se vine abajo, pienso en aquellos ilusos como tú que aun tienen fe en los demás, en todos las personas que intentan olvidar que son “nada” pagándole favores aun adolescente como yo con vocación de kamizake, en los tipos de dudosa apariencia masculina que ahora se miran entre si y caminan a mi alrededor buscando cubrir un vació, y caigo en que a todos, a todos nos va el sado.


IMÁGENES PAGANAS: manofcolours. Cuando tienes 17 años no te pones a pensar en el que dirán los demás, si tienes y sientes ganas de hacer algo diferente lo haces, después y valgan verdades terminaras por darte cuenta de que la única forma de encontrar el camino es levantándote de tus errores una y otra vez.


Esta instantánea, robada de algún álbum familiar, es la prueba irrefutable de que alguna vez tenía más cabello en la cabeza, de que alguna vez era más delgado que un lápiz, y de que alguna vez -no hace mucho- tenía 17 años, muchas dudas en la mente, y muchas mas respuestas por encontrar.


Para suerte mía pude entrar casi gratis, y ver a bredanderson en lima, si el x-líder de suede esa banda que hizo lo que quiso con la glammúsic en los 90s estuvo por aquí, solo decir que es, aparenta, y se puede sentir al hijo musical de bowie en sus venas. Un concierto inolvidable.
Y para variar, el video de crazy, el tema de icehouse que sonaba el el tornamesa de mi estimada amiga:

video

ARTE RETOQUE & DESENFOQUE: BABU

19 comentarios:

  1. me he quedado muda... intento llamarte pero no no contestas, espero no lo hayas perdido otra vez.

    ResponderEliminar
  2. rpta. te llamare si, hay muchas cosas que contar. Por lo pronto te adelanto que estoy en una dieta extricta la mala vida flaca.

    ResponderEliminar
  3. yo fui a studio one, a los pinos a nirvana... que tales epocas man.

    Ernesto G.

    ResponderEliminar
  4. de todas la mas sordida...solo agregar que a mi no me va tanto el sado como a los demas. desconfio de todos.

    ResponderEliminar
  5. rpta. eso los se muy bien rodrigo... el caracter tragico del mismo es de cuando tenia entre 17 y 19 años un piyuelo como dices tú. ya hablamos.

    ResponderEliminar
  6. hey que te pasa.
    me estas cagando el bussines tio ah,ah,ah. que bueno saber de ti, cuando te apareces por casa dejas esa ciudad y te quedas por aca... las chilenitas te extrañan.

    ResponderEliminar
  7. dicen que la curiosidad mato al gato... a ti te ha dejado atrapado en tus demonios. mirar con optimismo al futuro como lo haces en el texto anterior "un mundo perfecto" es lo mejor. suerte.

    ResponderEliminar
  8. hola, es la primera vez que te escribo, a pesar de que siempre te leo y te cuento que,he tenido que leer este blog como 2 veces para entender que es lo que pasa.

    a veces creo que tienes 40, ahora dices que tienes 19, me resulta interesante no lo niego, pero te dejo un consejo: a parte de resaltar el lugar de donde son originadas estas historias, deberias agregar el año, asi nos das una pista de donde exactamente esta situadas tus historias...esta ultima por ejemplo es de la lima de que año. yo no veo apagones, ni toques de queda ahora... a peroposito ¿donde vives ahora?

    ResponderEliminar
  9. rpta. gracias por tus comentarios mi querido camaleon aqui te dare unas respuestas a tus sugerencias.
    aun no llego a los 40s, me falta espero mucho tiempo para ello.
    esta historia va centrada en el final de los 80s e inico de los 90s, epoca en que vivir en lima era casi como vivir en una fabula.

    no me queda mas que darte la bienvenida a este blog.

    ah... lo olvidaba, ahora vivo en lurin, a pocos metros de la playa de alli es ddonde se desprenden algunas historias actuales.

    ResponderEliminar
  10. solo me queda decir que biuen tema de icehouse...porque lo demas ya lo has contado con pelos señales y demas un abrazo.
    juan

    ResponderEliminar
  11. hey deberias reabrir tu tienda de discos y hacer de tu blog algo asi como una tienda virtual, un espacio recomendando canciones, total revisandolo, es para eso que escribes ¿verdad?... hay nos vemos hombre.

    ResponderEliminar
  12. rpta. abrir headmusic otra vez ya no man, ya queme esa etapa. aunque resulta atractiva en un futuro. Claro, si aun se vende musica y no se baja por la red... si vuelve el boom de los LPs seria bueno eso ¿verdad?

    ResponderEliminar
  13. Mi curiosidad resultó más fuerte que mi voluntad, es inevitable no " darme un paseo" por tu blog, con un nuevo rotulo, ahora sí, tus historias van de la mano con tu sado y el de los demás... leí y lo re-leí tu nueva historia, que más podría decirte?.. sorprendida no lo estoy , pero ya esperaba algo así.. .. pero ahora va mi segunda pregunta: aparte de lo economico, qué te llevo en cierta forma a llegar a esos extremos? . Mi mente supone muchas cosas : no será la soledad casi asfixiante que te rodeaba, o quizás el vacío emocional de volver a casa sin nada ni nadie, o simplemente fue una rebeldía o búsqueda típica de un chico a esa edad (que en definitiva muchos lo han pasado) pero a la final la " bendita" o "maldita " noche siempre, siempre te atrapaba ¿no? ... a veces pienso que aún queda ciertos rasgos que todavia no puedes dejarlo atras, bueno solo lo pienso...

    Espero que pongas en práctica las indicaciones de tu médico, a veces la vida (lamentablemente) tarde o temprano nos pasa "una pequeña factura" y eso es sólo un aviso, porque ya de excesos ya estuvo bueno, aunque claro una vez al año no estaría mal, para no perder la costumbre, pero igual cuidate.. un Beso
    PD. Inédito esa foto en tus 17, los años no pasan en vano, pero la expresión en tu rostro aún la mantienes...Cuando quieras, un café cargadito, no estaria nada mal...

    ResponderEliminar
  14. rpta. un cafecito una reunion de bloggers,una de ex alumnos de ese colegio para hijos de militares y de repente un vino oks... un beso igual clau.

    ResponderEliminar
  15. barbaro maestro... y tu look a los 17 recontra SODA, o deberia jugar con las vocales y decir recontra SADO.

    cuidate... pirañita.

    ResponderEliminar
  16. va de retro man, va de retro... a todos nos va el sado.

    lucia, rodrigo, cristina y los demas te ponen en el cielo con sus comentarios, pero en esta ultima nota tuya, que llegado a leer casi de corrido 2 veces mas, has dado en clavo ...a todos nos va el sado.

    ResponderEliminar
  17. Solo el tiempo te dara la respuesta.........

    siempre agradece todo lo que viviste
    Amaràs, aunque aveces ella no te pertenezca
    porque asi es la vida
    Cada memoria o recuerdo es un ladrillo q construye nuestras vidas.
    Llenala de buenos momentos.
    Vivela con intensidad
    Disfrutala como nunca
    Se felìz tu momento,
    Sin esperar nada a cambio
    Trata de llegar al cielo cada vez que puedas
    cada instante y cuando caigas sera menos doloroso
    Tendras buenos y malos momentos, sabes
    somos aprendices, disfruta del amor mientras dure,
    Como dicen las canciones aveces somos de alguien y aveces de nadie.
    ama como nunca y.....
    ¿que pedimos si no sabemos darnos a plenitud?
    Todos tenemos sueños diferentes, solo tenemos que vivir la vida de la mejor manera.

    QUIEN NOS ENTIENDE, SI NO SOMOS NOSOTROS MISMOS.

    ResponderEliminar